Capítulo 9

11 0 0
                                    

La moto chirrió al derrapar en el aparcamiento mientras se detenía junto a aquel bar de carretera en las afueras de Hurricane, Utah.

En mitad de ninguna parte, para ser más exactos.

Se había detenido porque necesitaba descansar un poco y tomar algo fresco antes de que el calor y las horas de conducción le hicieran tener un accidente.

Tal vez, pensó mientras entraba al bar y le llegaba el olor a carne asada, incluso podía comer algo.

El bar era el típico bar de carretera en el que solo se detenían moteros y camioneros, clientela siempre de paso y poco recomendable. Y esos eran los sitios con mejores comidas.

Se sentó en una mesa apartada del bullicio que había cerca de la máquina de discos y la de dardos y se dedicó a observar el lugar tras haber hecho su pedido.

Justo en el otro extremo, había un grupo de motoristas ruidosos que bebían y hacían jaleo mientras jugaban a los dardos. Debian pertenecer a una banda, ya que todos llevaban la misma serpiente en la espalda de sus chaquetas o chalecos de cuero.

Nada fuera de lo común.

Algo más allá, dos tipos grandes comían en silencio apoyados en la barra. Eran hombres musculosos, pero de actitud tranquila. Probablemente, camioneros que habían parado a comer y descansar, como él.

Y algo más alejado de los dos grupos y medio escondido entre las sombras del local había un chico joven sentado solo en una mesa. No tenía ningún plato con comida frente a él, solo un vaso de agua y miraba constantemente sobre su hombro, como si esperara a alguien.

Kenny arqueó una ceja, intrigado. El chico parecía fuera de lugar allí, demasiado joven, con el cabello rubio oscuro y largo recogido en una cola baja medio oculta por una gorra gris. Tenía la piel clara y unos bonitos ojos azules que miraban nerviosos alrededor.

— Aquí tiene. – una profunda voz masculina y el plato de comida que apareció frente a él le sacaron de sus pensamientos. Pero antes de que tuviera tiempo de mirar, el chico que le había traído la comida se había dado la vuelta, alejándose a paso ligero hacia la mesa del misterioso joven.

Kenny solo lo pudo ver de espaldas. Alto, aunque no tanto como él, buen cuerpo, hombros anchos y cintura estrecha, con el cabello oscuro recogido en un moño y andares decididos. Kenny miró con algo más que curiosidad las anchas espaldas y los brazos fuertes.

Lo vio acercarse al otro joven e inclinarse para comprobar que estaba bien. Incluso llegó a ponerle la mano en la frente. El otro le apartó la mano, mascullando algo y el del cabello oscuro se marchó, dejándole solo.

Así que era a ese a quien estaba esperando.

Kenny empezó a comer, olvidándose temporalmente de los misteriosos chicos y disfrutando de las costillas que había encargado. Estaban deliciosas.

Cuando ya casi había acabado con ellas y terminaba su refresco, empezó a escuchar un gran jaleo.

Fue una cosa gradual, empezando por solo las risas y las voces de los motoristas mezcladas con la música y el ruido de la televisión y acabó con gritos y una voz más joven en medio pidiendo ayuda.

Kenny alzó la mirada y comprobó que uno de los motoristas, un tipo enorme con barba cana y rostro repugnante había cogido al chico de la mesa de su cabello y lo arrastraba hacia el grupo.

Algo dentro de Kenny se revolvió al ver como trataban al muchacho. Se disponía a levantarse cuando alguien pasó como una exhalación a su lado y se tiró sobre el motorista, placándolo y obligándole a soltar a su presa.

Lion's Pride. La manadaDonde viven las historias. Descúbrelo ahora