9

176K 10K 487

-Por donde empiezo -Erika suspira-. Como ya sabéis todo ocurrió en aquella fiesta.

Harper y yo asentimos, las palabras se le atragantan y casi no puede hablar.

-Un chico -hace una pausa y nos mira-, intento propasarse conmigo.

- ¿Te acuerdas de él?

Erika niega con la cabeza.

-Estaba tan borracha que aquel chico creyó que podía acostarse conmigo-pone una mueca.

- ¿Entonces no sabes quien fue?

-De lo único que me acuerdo es que el chico llevaba una chaqueta roja, la recogió del suelo después de... -traga saliva.

-Tranquila -Harper frota su hombro.

- Siempre estaremos junto a ti, debes confiar en nosotras y contárnoslo todo -beso su mejilla.

-Lo sé -llora sobre mi hombro.

-Necesitas ayuda, debes hablar con alguien de esto.

Erika se levanta y nos mira asustada.

-No sé quien fue y tampoco tengo pruebas, nadie me va a creer.

-Tenemos que hablar con la policía, seguro que alguien lo vio y puede corroborar todo.

- ¿Podemos ir a dar una vuelta? -pregunta cogiendo su abrigo-, quiero tomar el aire.

Sale por la puerta antes de que podamos decir nada, miramos por la ventana está lloviendo y no nos habíamos dado cuenta de ello. Bajamos corriendo a por Erika, miramos la puerta abierta y salimos. La encontramos bajo la lluvia, sentada sobre el suelo mirando el cielo.

-Esto es relajante -Erika me mira- siéntate.

Da golpecitos con la mano en el suelo, niego con la cabeza y le ofrezco mi mano para ayudarle a levantarse.

-Erika, vamos dentro, estás empapada.

-No, estoy bien -se levanta y recoge su bolso- luego nos vemos, necesito ir a casa.

Nos da un abrazo a cada una y se sube al coche, Harper y yo no nos movemos hasta que el coche no desaparece al final de la calle.

-No tengo palabras.

-Yo tampoco, no me puedo creer que ella lo estuviera pasando tan mal y no nos hubiéramos dado cuenta -miro a Harper y suspiro, tiene razón.

Cuando entramos en casa, Harper pasa directamente al salón y apaga la televisión, Dylan y James saltan del sofá y empiezan a gritar a Harper.

- ¿Qué te pasa? -James intenta quitarle el mando-. Enciende la tele ahora.

Harper niega con la cabeza y cruza sus brazos, me mira y me indica que entre en el salón. Para nuestra sorpresa, Ashley está sentada junto a Thomas en uno de los sofás.

-Ahora nos toca a nosotras estar aquí, buscaros otra cosa que hacer.

Ninguno rechista y dejan los mandos sobre la mesa, Ashley y Thomas también se levantan y se dirigen a la puerta principal. Harper se sienta en el sofá y busca algún programa entretenido en la televisión, me siento a su lado y apoyo mi cabeza sobre sus piernas.

Me sorprende que se hayan ido así como así, me esperaba alguna queja de su parte. No conozco mucho a los amigos de Dylan pero sí que sé que siempre ha encajado entre ellos, Thomas era el Quarterback del equipo del instituto, Brandon era base y James era defensa. Dylan no estaba en el equipo pero sí que apoyaba a sus amigos desde el banquillo.

****


Recojo mi plato y ayudo a Carmen a quitar la mesa después de la cena, cuando entro en el salón me siento al lado de mi madre.

- ¿Qué tal tu día?

-Un poco raro -cruzo mis piernas-. ¿Y tú?, ¿cómo está Rebeca?

-Genial, acaba de tener un bebé, es una niña preciosa -sonríe.

Will se une a nosotras en el salón, se sirve una copa y se sienta enfrente de la chimenea. Dylan entra en el salón poco después llamando nuestra atención.

-Esta noche tengo que salir.

- ¿Otra vez? -pregunta su padre, aunque no parece que le extrañe.

-Es el cumpleaños de James, vamos papá, sabes que James no acepta un no por respuesta.

-Iras con una condición, si Madison te acompaña.

-Está bien -Dylan me mira pero yo niego con la cabeza.

- ¿Por qué yo?

No entiendo porque tengo que hacer de niñera de Dylan, ya tuve suficiente con ser la de Harper. Si él se quiere emborrachar que sea su problema yo no pienso estar con él cuando pase.

-Entonces Dylan tampoco ira -Will mira fijamente a su hijo.

Cuando miro a Dylan casi le falta ponerse de rodillas, por eso acepto por última vez. No pienso ceder nunca más pero la verdad es difícil cuando te mira con esos ojos tan penetrantes.

No temas al amor | Próximamente En Físico¡Lee esta historia GRATIS!