10| Sr. Insomnio

12.8K 1.2K 318
                                              


Cap. 10| Sr. Insomnio.

POV: Alma.

¿Qué has hecho Alma Kendrick Marano?

«Pues comerle la boca a tu querido amigo y psicólogo Killiam Abraham Moore Torres».

Dios mío.

¿Y saben qué? Aunque sé que no fue correcto me encantó, Dios, sí que me encantó el beso, tanto que hasta quisiera repetirlo.

Muerdo mi labio inferior.

Al llegar a mi casa tan pronto detiene el auto abro la puerta del copiloto, para salir lo más pronto posible.

Me detiene tomándome del brazo.

—Alma, hablemos—me dice.

Me armo de valor y lo miro.

—No hay nada de que hablar—niego con la cabeza apenada—Ambos somos conscientes de que fue un error de mi parte, lo siento—él frunce el ceño e intenta decir algo, pero me adelanto a hablar—Me la pasé de maravilla hoy, adiós Abraham—dicho esto me marcho hacia mi casa.

Cierro la puerta de entrada y me apoyo de espaldas a ella.

—Alma—mi tía aparece en la sala, me mira de pies a cabeza—Me imagino que fueron a la playa, estás llena de arena.

Asiento aún estando algo pensativa.

—Almita, ¿te encuentras bien?—se acerca a mí—Te noto algo pensativa.

—Sí, sí, estoy bien—digo—Sólo que me la pasé de maravilla y estoy agotada—sonrío de lado.

Ella sonríe.

—Me alegra saber que te la pasaste bien—dice—Killiam es de lo mejor.

—Bueno, subiré a tomar una ducha y dormiré un rato—digo y beso su mejilla.

—Te despertare a la hora de la cena—dice.

—Está bien—digo subiendo las escaleras.

Tan pronto entro a mi habitación me dirijo al baño a sacarme la arena.

«Tal parece que me traje media playa en la ropa de toda la arena que traigo encima»

Lavo mi cabello, al terminar lo seco luego me visto y me tiro como un peso muerto sobre mi cama.

Nuevamente el beso llega a mi mente.

Una sonrisa boba se forma en mis labios.

Tan pronto me doy cuenta de lo que estoy pensando agarro una almohada, la pongo sobre mi rostro y grito de frustración.

Pero aún la mirada que me dio antes del beso y el sabor de sus labios persisten en mi mente.

¿Qué me está sucediendo?

Sacudo la cabeza y me acomodo en la cama, para dormir un rato.

[...]

Unos golpes en mi puerta me hacen abrir los ojos lentamente.

—Alma, la cena ya está lista—dice mi tía.

—Ahora bajo—digo con la voz adormilada.

De su psicólogo a su novio © [#2] Donde viven las historias. Descúbrelo ahora