9| Florecita.

14.7K 1.4K 808
                                              


Cap. 9| Florecita.

POV: Killiam

Cuando llega la hora de iniciar la sesión con Alma inmediatamente me encamino a su casa.

Cambié a Alma hasta mi última sesión, para que cuando la lleve a algún lugar no estar con el tiempo medido.


Al estar frente a la casa de ella, detengo el auto y me dirijo a tocar el timbre. Sin mucha demora me abre la Sra. Jannet.

—Oh, Killiam. Buenas tardes—me saluda alegremente.

Detrás de ella veo a Alma bajar las escaleras.

—Buenas tardes, Sra. Jannet—saludo—Si no le molesta llevaré a Alma a un lugar como parte de la terapia—digo.

Ella niega.

—No me molesta en lo absoluto, al contrario—sonríe—Me alegra que Alma esté saliendo más de casa, no es bueno que esté tanto tiempo sola en casa—dice.

Alma aprieta los labios.

—Entonces Abraham, ¿Ya podemos irnos?—dice Alma.

—Claro. Hasta pronto Sra. Jannet—digo.

—Dime Jannet—dice—Cuídense mucho.

Al subir al auto y arrancar, inmediatamente Alma empieza a hacerme preguntas.

—¿A dónde me llevarás?—pregunta otra vez.

—Alma, en menos de 10 minutos te he dicho que es sorpresa—digo.

—Pero ¿y si esto es un secuestro o si eres un asesino serial?—dice y de reojo la noto mirándome con los ojos entrecerrados.

—¿Tengo cara de asesino o de secuestrador?

—Sí—dice sin titubear.

Una carcajada sale de mí.

—Cuanta fe—digo irónicamente.

—Además, tu primer nombre no ayuda—dice.

Asiento.

—Bueno, tienes un punto—digo—Pero ya matarás la curiosidad.

—Dios, no puede ser—dice—Me siento como el gato del refrán “la curiosidad mató al gato”—ríe nerviosamente.

De soslayo veo como aprieta sus manos entre sí, nerviosa.

—Hey, tranquila Kitty. Te aseguro que algo malo no es—digo y tomo una de sus manos—Tranquila.

No aparta su mano de la mía, al contrario, se aferra más a ella.

—Ay, no me digas así—dice.

Volteo a verla rápidamente.

—¿Qué te dije?—digo divertido, sé a lo que se refiere.

—El nombre que dije en Club Dancer, peor nombre no hubiese escogido—dice, se cubre el rostro con ambas manos—Dios, qué vergüenza.

—¿Gatita?—río—A mí me parece tierno, además de que también me parece sensual, rawf.

Ella suelta una estruendosa carcajada.

—No acabas de decir rawf.—dice aún ríendo.

También río.

De su psicólogo a su novio © [#2] Donde viven las historias. Descúbrelo ahora