Capítulo 81 "¿Cómo te llamas?" (Jin Sook)

Comenzar desde el principio

Entendí “Heechul” y negué rápidamente con la cabeza. No quería que Heechul me viese así, porque se sentiría mal. Me sequé la cara y me puse en pie. Me incliné y le di un beso en la mejilla a Hayden.

-Gracias.-dije.

Negó y me sonrió.

-Voy al baño.-señalé la puerta- Ve a dormir.-a continuación le señalé la cama.

Me hizo caso y se fue hacia la cama y yo entré en el baño. Me lavé la cara y luego me miré al espejo. ¿Qué narices me pasaba? Estaba preocupando a un crío… ¿Y desde cuando yo iba dando pena por las esquinas? No, ni hablar. Entonces alguien llamó a la puerta del baño. Imaginé que sería Hayden. Abrí y me encontré con una chica. Era del hotel porque llevaba el uniforme… Y era occidental, con el pelo violeta por los hombros. Además, me sonaba.

-No hemos pedido nada.-comenté.

-Vaya… Pues me han llamado para que venga a hacer de niñera.-respondió.

-Ah… No es necesario. Puedes irte. Gracias.

-No. No puedo. Me han pagado personalmente para que me quede…-dijo tranquila.

Entonces recordé de qué me sonaba. Era la chica que me había traído los pañales.

-¿Está bien? Tiene los ojos rojos. –dijo.

-Si, estoy bien…-asentí- Solo se me ha metido algo en el ojo.-mentí.

-Déjeme ver.-me empujó un poco, haciéndome sentar en el inodoro y cogiendo mi cara entre sus manos.

Sentí como un chispazo. El contacto de sus manos en mi piel me hizo poner nerviosa. ¿Qué me pasaba? Me abrió el ojo con cuidado y acercó su cara mucho a la mía, soplándome con cuidado. Dejé de respirar por la proximidad y me quedé inmóvil.

-¿Mejor?-preguntó.

-Si…Si… Mucho mejor.-asentí.

Sonrió y se separó un poco.

-¿Cuál de los tres niños es suyo?-inquirió.

-¿Eh? Ah…-salí de mi trance- El bebé. La niña.

-Es muy bonita. ¿Por qué está usted aquí sola y el resto en la fiesta de la suite?

-Es que los niños estaban cansados.

-Ah, claro, y sus padres no pueden hacerse cargo. Tiene que quedarse usted.-dijo con ironía.

Me sorprendió bastante ya que le pagaba para tratar bien al cliente y ella se dio cuenta en el acto e hizo una mueca.

-Perdón. Hablo de más. Soy una bocazas.

-No pasa nada. No te vas a ir. ¿Verdad?

-Verdad.

-Pues entonces, háblame de tú. No de usted.-le pedí- Y salgamos del baño.

Asintió y volvimos al cuarto. Ya los tres enanos dormían. Nos sentamos en las sillas que había al lado de la mesa y la observé bien. Era guapa, y sentía curiosidad… Su forma de mirarme era extraña.

-¿Tu marido es uno de los que están arriba, no?-inquirió.

-Si.-sonreí- Es un sol.

-Si, un sol que hace llorar a su mujer. Ya lo creo, debe de ser un gran hombre.-puso los ojos en blanco.

-¿Perdona?-aluciné.

-Mierda… No me hagas caso… Es que soy de las que dicen lo que piensan en el momento. Luego me arrepiento.-suspiró.

-Hombre… No está mal. A mi también me gusta ser sincera, pero… Estás trabajando. Puede costarte el puesto.

-No me denunciarás por esto.-negó- Aunque puede que si por otra cosa.

-¿Por qué?

Aquella chica era extraña. Me costaba seguirle el hilo pero al mismo tiempo me tenía cautivada. Era una persona curiosa.

-Por decirte que no sé qué haces casada si eres lesbiana.-soltó con serenidad.

Boquiabierta me dejó. ¿Cómo sabía ella eso?

-¿Perdona?-estaba en shock.

-Yo soy lesbiana.-dijo- Y en cuanto te vi, me pareciste interesante. Me gustaste… No sé…

-Pe…Pero si me has visto solo hace un rato.

-Ya. ¿Y? Suficiente para que me gustes un poco al menos. Y sé que tú lo eres porque tienes cara de mujer insatisfecha. Todos arriba en la fiesta… ¿Y tú de niñera y llorando?

-Podría ser que llorase por cualquier problema.-me defendí.

-Si, podría ser. Pero yo tengo razón. Y ¿sabes? No quiero asustarte…

-Pues lo estás consiguiendo…-respondí levantándome de la silla.

-Espera… No te digo esto para asustarte… Quiero ser tu amiga. Soy buena escuchando. Aunque sea un tanto idiota a veces con lo que digo. No te estoy pidiendo nada raro. Solo… Amistad. Eres la primera coreana lesbiana que conozco… Llevo aquí dos años y aunque tengo amigas… No puedo decirles que en realidad me gustan las mujeres… Ni hablar de chicas… Porque se escandalizarían. Tú necesitas una amiga… Y yo también. Creo que puede funcionar. ¿No crees? –propuso.

Dios… Debía de estar loca pero… Por alguna razón, en vez de pedirle que se fuera, en vez de decirle que como empleada estaba siendo un poco descortés… Yo…

-¿Cómo te llamas?-inquirí.

-Cath.-sonrió tendiéndome una mano- ¿Y tú?

-Jin Sook…

¿Amor o amistad? Segunda parte. (Super Junior-Yaoi)¡Lee esta historia GRATIS!