Narra Vegetta.
Era una agradable noche en Los Angeles. No hacia excesiva calor y ponian mi serie preferida en la television. Todo seria perfecto si tuviera a mi novio al lado. Ultimamente me evitaba constantemente, se encerraba en la habitacion y grababa unicamente con Staxx. Eso me tenia un poco mosca... ¿Y si me estaba poniendo los cuernos? Menuda tonteria... estaba el oceano de por medio.
Decidi hablar seriamente con el. Me levante seguro del sofa y me dirigi a su puerta. Cuando estaba a punto de tocar, me detuve, recordando lo que habia escrito en mi diario la noche anterior: " ¿y si ya no me encontraba atractivo fisicamente? No se, puede que se haya aburrido de mi cuerpo o de nuestra forma de hacer el amor. Pero yo lo amaba tanto... era el amor de mi vida. Pero hay cosas que no le habia dicho. La razon por la que nuestras noches de pasion eran tan suaves es muy complicada... digamos que yo tengo la mano muy suelta y la mente muy sucia. Pero willy es tan puro. Tan angelical. Tan inocente... no puedo mancillar eso con mia guarrerias. Debia controlar mis impulsos si no queria asustarle. " En aquel diario me expresaba libremente, ponia como me sentia... pero en mis noches mas calientes conmigo mismo... digamos que relataba con todo detalle mis mayores perversiones. En esas hojas estaba escrito al milimetro como me gustaria follarme a Willy en cada maldito rincon de la casa. Pero sabia que jamas se haria realidad.
Resignado, abri la puerta para hablar con Willy. Cuando mire dentro de la habitacion, lo que vi me dejo sin palabras.
Willy estaba... dandose amor, por llamarlo de alguna forma. Con la mano derecha acariciaba su tremendo falo. Su cara era lo mas erotico que habia visto jamas. Los ojos cerrados, la cabeza hacia atras y la boca entreabierta por donde se le escapaban suspiros de placer. Pero eso no era lo extraño, ya que le habia visto asi alguna que otra vez en nuestros encuentros nocturnos. Lo raro es que, con su mano izquierda sujetaba un libro. Exacto. Mi diario.
Aquella escena me recordo a los comentarios obscenos que circulan por internet diciendo que muchas mujeres hacen lo mismo con cierta saga erotica... PERO WILLY ESTABA HACIENDOSE UNA PAJA CON MI PUTO DIARIO. A saber que estaba leyendo. Que habia leido. Que no. ¿podria volver a mirarme despues de esto?
Yo seguia paralizado en la puerta de la habitacion cuando Willy levanto la mirada y me vio.
Rapidamente, su cara torno a un color rojo y se tapo con una sabana, tratando a la vez de ocultar el libro.
-V-Vegetta. ¿que ha-haces?¿Cu-cuanto tiempo llevas...?
-El suficiente. ¿QUE MIERDAS HACES TU CON ESE CUADERNO?
-Cu...Cuaderno? Esto... que cuaderno?
Temblaba como un maldito flan, pero en su mirada aun se reflejaba la excitacion que mis palabraa habian causado en el. Si eso le habia gustado... ya sabia como recuperar a MI NOVIO.
Cerre la puerta y avance hacia la cama con una mirada de odio. Me subi en el colchon y gatee hasta quedarme a un palmo de su cara. El ni pestañeaba. Sin que se diera cuenta, deslice mi mano debajo de la sabana y saque mi diario.
-Este cuaderno, Willy.
-Yo.... no queria.... estaba limpiando y pues... se cayo de detras de el mueble.... no sabia que era.... me entro curiosidad vege.... perdoname....
-¿Asi que curiosidad? Dime, pequeño Guillermo- dije con mi voz mas seductora. Acaricie el lomo del libro suavemente, a lo que willy se mordio el labio inferior.- y, ¿Te gusta lo que has leido?
Willy volvio a ponerse rojo y miro hacia abajo, retorciendo sus manos.
-Ssi... un poquito.
-¿Solo un poquito? Parecia que te habias metido muy bien en el papel.
-Esta bien... me encanta Vale? Pero no entiendo por que no eres asi conmigo.
-miedo. Dije sinceramente.
- Samuel... Esta bien tener miedo. Dijo, lanzandose a mis labios, fundiendolos con los suyos en un osculo apasionado. Yo correspondi mordiendo su labio inferior, entrando con mi lengua en su boca y saboreandolo. Me sente a horcajadas sobre el, colocandonos uno enfrente del otro sin dejar de besarnos. Le estaba comiendo la boca literalmente, de una forma con la que llevaba soñando meses. Descendi a su cuello, besandolo para despues darle pequeños mordiscos, a lo que Willy respondia con breves suspiros.
Comenzaba a notar su ereccion debajo de mi, por lo que movi mi cadera en vaiven para provocar un roce que parecio encantarle, ya que clavo sus uñas en mi espalda. Menos mal que yo vagaba por casa en calzoncillos debido al calor, ya que sino la ropa seria un estorbo ahora mismo.
Sus uñas en mi piel me produjeron un rayo muy placentero que, por dios, esperaba que se repitiera.
Con mi lengua, dibuje su clavicula derecha y me entretuve mordisqueandola suavemente, dejando mis manos caer entre nosotros, lo que me permitia jugar con la goma de su ropa interior, que en algun momento se habia intentado poner rapidamente, haciendo un horribe trabajo.
-Vegetta.... sigue. Quiero que seas como en tu diario. Quiero que me folles toda la noche. Quiero que me llenes de tu leche. Quiero notar como me la metes fuerte....
Susurro willy en mi oido. Aquella declaracion me dejo petrificado. El willy que conocia, puro e inocente, se habia ido, dejando a uno sucio y pervertido que me miraba con lujuria. Dicho esto, bajo sus manos a mi trasero, apretandolo con fuerza y dandome una pequeña cachetada, a lo que reaccione con un botecito, haciendo que mi ereccion rozara con la suya.
Me baje de el y nos quite la ropa interior a los dos. Le recoste sobre la cama y sin pensarmelo dos veces, me meti su pene en la boca. Lo lamia entero, de arriba a abajo, ejercia presion con los dientes para sacarle gemiditos de placer. Poco a poco, meti su miembro mas profundo en mi garganta. Willy me jaló del pelo con mucha fuerza y comenzo a guiar la felacion. Era mucho mas rapida y profunda, y placentera para ambos. Yo agarraba sus caderas, incluso dejaba marcas, pero a ninguno nos importaba.
Los gemidos de Willy aumentaron de volumen. Era muy excitante, ya que eran graves y salian directamente de su garganta. Cada vez que oia ese sonido, notaba como arqueaba su espalda, hundido en placer.
Lleve un dedo a su entrada, haciendo circulos sobre ella. En respuesta, willy me agarro mucho mas fuerte del pelo, elevando sus caderas para follarme la boca.
-JODER SAMUEL. grito
Sabia que se iba a correr, por lo que sin ningun tipo de piedad meti dos dedos en su trasero y, efectivamente, solto su liquido espeso en lo mas hondo de mi garganta. Pego un grito digno de un actor porno. Era tan rustico, tan salvaje, tan potente... jamas iba a olvidar ese sonido de placer.
Me lleve la ultima gota de semen a la boca, deleitandome con su sabor, mientras Willy recuperaba el aliento.
Comence a mover los dedos en circulos en su interior, haciendo que se moviera algo incomodo.
-¿Otra vez? Pregunto algo aterrado.
-¿Querias diario no? Pues lo tendras.
Me coloque entre sus piernas, rozando con mi ereccion su entrada. El ya estaba excitado de nuevo, y su cara pedia una segunda ronda.
Antes de nada, le bese de nuevo con mucho amor, pero tambien con mucho deseo. El recorria mi espalda con sus largos dedos, de arriba a abajo, erizando todo el vello de mi cuerpo.
-Willy... ¿tienes miedo?
-No. ¿acaso deberia?
-Estaria bien que lo tuvieras. Dije, penentrandole de una sola estocada.
Note como las uñas de Willy se clavaban en mi espalda. Apostaria a que me estaba haciendo heridas y que me dejaria marca. Un grito de dolor-placer salio de su boca.
-Sigue. Murmuro con los ojos cerrados.
Me movi lentamente, notando como aflojaba su agarre. Poco a poco, aumente el ritmo, haciendo que tanto de su boca como de la mia salieran esporadicos suspiros y gemidos. Notaba un cosquilleo en la parte baja de mi abdomen. Habia soñado tantas veces con poseerle de aquella manera.... normalmente todo era en plan romantico, apenase tocaba y mis penetraciones no eran ni la mitad. Pero en ese momento le tenia arañando mi espalda y luchando por no correrse antes de tiempo. Gimiendo tan fuerte que al dia siguiente amaneceria sin voz. Poniendo unas caras que parecian las de un angel cometiendo el pecado original. Era precioso. Con la boca entreabierta, suplicando ser besada. Lo hice rapidamente, callando sus gemidos con mis labios.
-Dame mas fuerte. Dijo entre beso.y beso.
Obedeci con estocadas mas certeras que tocaban su punto mas placentero. Cada vez que causaba una nueva oleada, notaba su agarre volverse mas fuerte y sus gemidos mas altos.
Cuando ya no pude mas, me corri dentro de el soltando un alarido de placer con su firma. Aquello era simplemente delicioso.
Al segundo, note que el tambien lo hacia sobre mi abdomen. Como pude, sali de su interior y me recoste en la cama.
Totalmente nublado aun por el placer de semejante orgasmo, note la magistral lengua de Willy limpiando su "desastre" de mi estomago. Cuando termino, tomo mi pene, se acerco a mi oido y dijo en un tono tremendamente sucio:
-¿Otra ronda?

WIGETTA DIARIO ( LEMON HARD)¡Lee esta historia GRATIS!