Previous Page of 2Next Page

Li Tao Po

spinner.gif

Li Tao Po

Li Tao Po, el inventor de la poesía – O el primero que atrapó ecos del universo, en papel y con signos-- nunca tuvo tiempo para sus adeptos, ni para la revisión de su creación; que adivinamos debajo de toda la literatura china, como un substrato primitivo.

Siempre lo imagino debajo de nubes negras y pinos, al frente de ríos.

Su vida, para mí, ocurrirá siempre en una acuarela; las olas que vio y los ríos, siempre para mí serán de témpera; porque solo de él nos llega – directamente a través del tiempo-- además del trabajo de algunos de los continuadores de su obra, una acuarela falsa pero antigua, de autor desconocido.

En su realidad la muerte fue cuotidiana, el hambre permanente y el amor lejano e imaginario. Siempre se quejó de lo escaso y caro del papel.

No sabemos nada de él, excepto que escribió una obra de más de quinientas notas, en las que se aproximó al amor, la noche, la muerte, los ríos, los sueños, la luna y las estrellas, mediante signos.

Que fue real, a pesar de que muchos historiadores han tratado de demostrar lo contrario.

Y que siempre consideró innecesarias las respuestas a las preguntas acerca de su creación.

Durante la primera era industrial y después --cuando la primera revolución de los mercaderes-- surgieron grupos que trataron de hacer inteligible al obrero y al mercader su arte.

Dos escuelas se disputan la explicación, para esos intentos:

1.      Los partidarios del maximizar el bienestar, explican que su obra debía ser diluida; ser acercada a la realidad de la mayoría.

2.      Los partidarios de la exclusividad de lo excelso, niegan eso y aseveran que lo que anexo es solo un reflejo, un eco de su canto, atenuado por la irresponsable reproducción de sus signos, por operarios de las letras lerdos e ineptos.

El canto del pájaro campano

El pájaro que decreta el fin de la tarde

Hoy adelantó su canto

Que nos empuja a la calle

En búsqueda de comida y descanso

Sus tres silbidos

Dos cortos y uno no tanto

Apresuran a todos hacia los nidos

Revelan otros apetitos y otros cansancios

Rápido llegó la noche

Su silencio y sus ruidos

Su río de sangre

Y sus ocultos ritos

Es el turno de ver el mundo

Sin estar deslumbrados por sol

Con nuestros ojos

De mamíferos peludos y cachudos

Tabaco, alcohol, amor y otras drogas

Amistad, compañía y otras mentiras

Honestos golpes, cosquillas y heridas

Que el hastío y la soledad ahogan

Cosas de carne, celulosa y gelatina

Forradas en piel, hojas, pelo, escamas y plumas

Comen o son comidas. Aman o son enemigas        

Debajo de la silenciosa e incansable luna

Previous Page of 2Next Page

Comments & Reviews (2)

Login or Facebook Sign in with Twitter


library_icon_grey.png Add share_icon_grey.png Share

Media

Li Tao Po

Who's Reading

Recommended