Epistolas carcelarias

spinner.gif

_Lunes 6 de Enero

Querido Carlos:

A todo el mundo le ha gustado mucho el mensaje que mandaste en la otra carta.

No Carlos lo hecho, hecho está no. No me vale. Sabes que me duele mucho la violencia no entiendo a santo de qué te atreviste si quiera a plantearte el levantarme la mano.

Que no te lo pedí, lo que pasaba es que estabas taan enamorado y tan ensimismado con ella, que no te dabas cuenta de lo que pasaba a tu alrededor, claro que te lo pedí por activa y por pasiva. Siento no compartir tus ideas sobre la política y quiero que me perdones si no intento comprenderlas, ya que tu no intentas comprender las mías. Yo no he dicho jamás que los extranjeros nos quitaran el trabajo, lo que pasa es que los españoles queremos un trabajo con pocas horas, poco esfuerzo y mucho dinero; lo que se llama dinero fácil vaya. Y los extranjeros vienen pensando en trabajar lo que haga falta para ganar lo que le paguen. Ese es nuestro problema y no el hecho de que ellos vengan o dejen de venir.

Siento decirte que te equivocas, os tenía no os tengo aprecio ni mucho menos. Has intentado hablar con Esmeralda te ha contado lo que llevan haciendo desde que te fuiste, no verdad hazlo pregúntale sinceramente díselo que te cuente. Te vas a enterar.

Mírate yo sigo igual, sigo yendo a los mismos sitios, con la misma gente, con las mismas ideas, con las metas iguales. Tú has cambiado más de metas y de valores o principios desde que estás con Esmeralda que de calzoncillos.

Pido perdón porque me duele verte así, y me duele tener que ser yo la que tenga el poder de arruinarte o salvarte, yo no merezco esa responsabilidad y ese peso que bastante tengo con lo mío.

Que sepas que me gusta el interés que muestras por tu familia, todos está muy bien no hace falta que te preocupes tanto. Sofía sigue tu camino así que a lo mejor acaba como tú en la cárcel, sola, sin nadie que la quiera como te pasa a ti, porque ella no tiene a una María que le ayude.

Me gustaría que me contaras lo que quieras me da igual después de escuchar tu argumento para haber destrozado a varias familias, no me siento con ganas de preguntarte otra cosa, porque a saber con qué me sales esta vez.

Sabes lo que cuesta presentarse ante una familia destrozada por el asesinato de su hijo en plena calle y decirle que los asesinos eran tus amigos, sabes lo que cuesta presentarse ante ellos y decirles que después de un año el único al que se le pudo acusar y que ahora está en la cárcel no tiene ni un apéndice de remordimientos y que los cómplices siguen haciendo de las suyas y siguen imponiendo la ley de la selva a los más débiles y cuando van en manada solos no, nunca los verás atacando solos.

Adiós Carlos, creo que o me convences en la próxima carta o tendré que hablar y pasarme unos años en la cárcel por cómplice pero mi conciencia estará libre y podré dormir por las noches sin pensar que vienen a buscarme.

Comments & Reviews

Login or Facebook Sign in with Twitter
library_icon_grey.png Add share_icon_grey.png Share

Who's Reading

Recommended