Nunca es fácil olvidar

spinner.gif

Era primero de Abril, el sol brillaba fuera de la pequeña casa de George y Angelina Weasley. Todo estaba en perfecto estado. La casa estaba limpia y lista para la reunión que tendrían esa tarde por el cumpleaños del pelirrojo.

Angelina estaba vistiendo a la pequeña Roxane cuando Fred llegó con una mirada preocupada.

-¿Qué pasa hijo? – Preguntó la chica acercándose al niño.

-Es papá. Fui a buscarlo para que me ayudara con mi corbata y me ha gritado y cerrado la puerta en la cara. – Dijo el pequeño doble de su padre al borde de las lágrimas.

-Oh, ya veo. – Angelina descendió a la altura de su hijo hasta estar cara a cara con el pequeño. - Tranquilo Fred, papá sólo está un poco triste.

-Pero es su cumpleaños, tiene que estar feliz. – Dijo el niño como si explicara la cosa más obvia del mundo.

-Lo sé. Voy a decirle eso. Cuida a Roxane, por favor.

Angelina se levantó, dio un beso en la frente al pequeño y se dirigió al cuarto que ella y su esposo compartían.

Claro que todos tendrían que estar felices en su cumpleaños, pero para George Weasley no era lo mismo.

Desde la muerte de Fred, su hermano gemelo, para el pelirrojo nunca sería lo mismo. Nunca se veía triste ni afectado en la superficie, pero Angelina sabía que por dentro lo estaba. Claro que lo estaba. Sólo ponía su sonrisa para no preocupar a nadie y para "rendir culto a Fred" el cual nunca habría querido ver a su hermano ser infeliz.

Y aunque no quería mostrar lo triste que en realidad estaba, algunas veces no podía evitarlo.

El día en que Angelina y el chico se casaron fue el mejor momento de su vida, una boda simple y normal en todos los aspectos, excepto en que el novio no tenía padrino. Desde pequeños Fred y George habían acordado ser el padrino del otro si alguna vez se casaban. Pero no estando Fred presente, George no pudo elegir a nadie más.

Muchas noches desde su matrimonio Angelina podía jurar que escuchaba llorar a su esposo. Aunque siempre que intentaba hablarle sobre ello este evadía el tema.

Hace diez años de la batalla de Hogwarts. Diez años desde la caida de Voldemort, diez años desde que todos los brujos y criaturas se juntaron por una causa. Pero para George sólo han sido diez años desde que su hermano se fue.

Todos extrañaban al gemelo de George, pero también todos sabían que nunca lo extrañarían como lo hace su hermano. Los chicos estuvieron juntos desde su nacimiento, fueron mejores amigos, compañeros en crimen. Nunca se separaban el uno del otro y compartían todo entre ellos. Por supuesto que nadie extrañaría a Fred como George lo hacía.

Y ahora, al día que su hermano debería cumplir sus treinta años, debían de volver todos los recuerdos de sus vidas juntos, sus travesuras y las aventuras que vivieron. Y el no poder vivir un día más con su mejor amigo debía romperle el corazón.

Angelina llegó a la habitación y encontró a George derrumbado en la cama con su traje a medio poner. Sus pelirrojos cabellos estaban desordenados cayendo a los lados de su cara, y sus ojos estaban rojos de tanto llorar.

Al ver a su esposa entrar el pelirrojo intentó disimular su estado y se sentó al borde de la cama secándose las lágrimas con la manga de su camisa de vestir.

-No tienes que esconderte, George. Entendemos que es dificil para ti, cariño. Esta bien. – Dijo Angelina sentándose junto al chico y dejándolo apoyar su cabeza en su hombro.

-Es sólo que lo extraño tanto. No te imaginas. – Dijo el pelirrojo sollozando en el hombro de la chica.

-Lo se, George. Lo se.

Comentarios y Reseñas (9)



library_icon_grey.png Añadir share_icon_grey.png Compartir

Reparto

Oliver Phelpsas George Weasley
James Phelpsas Fred Weasley
Tiana Benjaminas Angelina Johnson

¿Quién va a leer

Recomendado