Previous Page of 2Next Page

Asesino Perfecto.

spinner.gif

Una risa estridente me hizo salir de mi lectura, así que voltee para ver quien era el causante de tanto alboroto, me encontré con una hermosa muchacha veinteañera, por aquel entonces yo contaba con 17 anos y estudiaba leyes, mi mirada de repugnancia debió de advertirle que se alejara porque lo hizo muy rápidamente luego de murmurar una disculpa sin mucha coherencia. Ese fue otro momento decisivo en mi vida, porque experimente por primera vez la obsesión.

No podía dejar de seguir sus pasos, de querer escuchar nuevamente la risa estridente y observar sus ojos azules llenos de vida; sentía a través de ella. Me propuse conocer todo lo que le concerniese, en una ocasión la segui hasta un bar en el centro de la ciudad , se suponía que seria un encuentro casual, le invitaría unos tragos, se daría cuenta de mi gran atractivo y saldríamos juntos.

El tiempo verbal que use es mas que información suficiente como para saber que no fue así, Alicia, ese era su nombre, rechazo todas mis invitaciones a un trago, rechazo entablar una coversación conmigo y descubrir mi gran atractivo; a pesar de que siempre me he jactado de controlar mis emociones pues soy casi carente de ellas, hay una existente y siempre intensa: la ira. 

Usando algunos trucos y artimañas logre que viniera conmigo al callejón junto al bar, el olor era nauseabundo y el ambiente en general sucio y deprimente. Allí lleve a acabo mi primer asesinato, Alicia fue una hermosa protagonista y su abrigo de cachemir blanco quedo tenido con de un color vino-tinto que representaba perfectamente mi deseo mas absoluto y esencial: un deseo de muerte. 

Aunque mi escenario fue un poco tétrico me parece el mas adecuado hoy en día, no lo cambiaría aunque tuviese la oportunidad para ello. Alicia merecía morir en un lugar tan asqueroso como ese, merecía cada una de las 7 puñaladas con las que herí su cuerpo para luego dejarla desangrarse en un proceso que llevo tan solo unos minutos y mientras de ella escapaba la vida yo recordaba las sensaciones de que casi había olvidado experimentar con mi ratón blanco.

En sus ojos vi incomprensión, vi miedo a morir, vi algo que me hizo entender que necesitaba mas; si has caído en un vicio entenderás a lo que me refiero, es ese momento en el que te das cuenta de que la sociedad tachara de comportamiento inmoral lo que haces pero la tentación es demasiado fuerte y decides guiarte por tus instintos. Por supuesto que mi vicio no me daña a mi, solo sabe tomar de otros aquello de lo que mas carece mi vida: alegría. 

Como es que Alicia podía ser feliz en un momento tan simple en medio de un pasillo desierto de la facultad? Como es que los niños sonríen ante cualquier gracia y los adolescentes de sus propios errores? Yo quiero experimentar eso. Quiero saber que se siente llorar de alegría y olvidar las lágrimas de impotencia. 

Me limite a observarla sufrir y a reírme de sus vanos intentos por hacer que alguien la escuchara y la pudiera socorrer, la musica imposibilitaba que eso sucediera. Verla desde arriba mientras se retorcía de dolor y contemplaba con horror sus heridas me provoco satisfacción. Robe un beso de sus labios mientras se debatía entre la muerte y la vida sus últimos segundos para luego regresar al bar. Ese día hacia frío así que los guantes impidieron que dejara mis huellas en su cuerpo, mi abrigo, en cambio, estaba bastante sucio de las porquerías de la calle y la sangre de ella, sin embargo era negro, por lo que podía disimular hasta llegar a mi casa y deshacerme de toda mi ropa. 

El fuego destruye mejor que cualquier otro químico la evidencia de la que depende la ciencia, me costo unos minutos convertir mi ropa en cenizas y tan solo un cuarto de hora irme una colina cercana y dejar volar las cenizas en el aire.

Previous Page of 2Next Page

Comments & Reviews (3)

Login or Facebook Sign in with Twitter


library_icon_grey.png Add share_icon_grey.png Share

Cast

Rachel Hurd Woodas Monique
Matt Bomeras Andrew Greshilov

Who's Reading

Recommended