Página Previa of 3Siguiente Página

Seduciendo a mi profesor |Liam Payne|

spinner.gif

Suspiré satisfecha mientras colocaba mis libros encima de mi pupitre; le había pagado a un sabelotodo para que hiciera la última tarea que nos había dejado encargada la profesora Rita, aunque dudaba que el nuevo profesor revisara lo que otro nos había dejado. Tal vez prefería prevenir que lamentar.

Me organicé el cabello hacia adelante y saqué de mi mochila un pequeño brillo labial, el cual le daba volumen y sensualidad a mis labios. Lo esparcí lentamente mientras me miraba al espejo.

Los murmullos de mi mejor amiga Anna comenzaron a hacerse más fuertes, seguramente estaba discutiendo por milésima vez con su jodido novio. Rodé los ojos en respuesta.

—Maldito infeliz —como era de esperar, le dijo a todo pulmón, haciendo que varios compañeros miraran hacia nuestro pupitre—.  Esta vez no voy a volver contigo.

¡Por supuesto que lo iba a hacer! En dos días iba a estar extrañándolo. Conocía a mi amiga como a la palma de mi mano.

Cortó la llamada y aventó su teléfono móvil hacia el pupitre. Estaba muy enfadada. —Oye, tranquila vieja —murmuré, bromeándole.

Al parecer no estaba de humor para chistes ya que me fulminó con la mirada, al tiempo que tomaba su móvil y oprimía la opción de apagar. —Lo odio —murmuró—. Te juro que lo odio, Valerie.

—Venga, todo va a estar bien, Anna. Confía en mí —sonreí, pensando en que eso tal vez la haría sentir más tranquila. Siempre estaba angustiada gracias a su maldito novio. Yo también lo odiaba.

Hubo un momento de silencio, en el que aproveché para revisar los textos que había recibido; Mi ex novio me había mandado un mensaje de buenos días.

Ja, ese cree que voy a perdonarle la infidelidad con otra chica. Debe estar demente.

—¿Han visto al nuevo profesor? —una voz femenina habló de repente.

—No—contesté, encogiéndome de hombros y continué tecleando mi móvil sin dar importancia.

—Dicen que es joven—continuó con la plática de todos modos.

— ¿De verdad? —escuché la voz de Anna, parecía curiosa.

—Si… uhm, bueno eso dicen algunos chicos —contestó la chica.

— ¿Qué tan joven? —preguntó Anna, seguía estando interesada.

«Tranquila, no te encontrarás con nada interesante, eso te lo garantizo»

—De unos vent… —

La chica no pudo terminar la frase debido a que un sonido estridente interrumpió lo que todos estábamos haciendo. Elevé la mirada para encontrarme con la distinguida directora, la Sra. Ferrete. Beatrice Ferrete.

La analicé mientras caminaba hacia el centro del salón de clases. Por supuesto, llevaba esas particulares gafas que la hacían parecer más profesional. Era alta, de piel oscura y un largo y lustroso cabello castaño.

Cómo era de suponer, todo el instituto la odiaba; su temperamento era bastante fuerte y los castigos que nos asignaba, parecían más bien castigos para presos que están en una cárcel de máxima seguridad. No exagero, para nada.  

—Silencio. —ordenó la mujer, deteniéndose frente a nosotros, mirándonos a cada uno, observando nuestras vestimentas y gestos.  Ahora no se escuchaba ni un murmullo. —Escuchen. Para los que no sabían, el instituto tuvo la desgracia de perder a una importante docente como lo era la profesora Rita. Todos los presentes sabemos por qué renunció—, comenzó a caminar lentamente, observando a los que se encontraban en los primeros asientos. —Ustedes lo hicieron, sus conductas, su indisciplina y malos tratos hacía ella. Todas sus malditas bromas de mal gusto, sus faltas y modales. Infinidades de cosas fueron las culpables de la renuncia de la profesora Rita. 

Se quedó mirándonos por unos segundos. Alguien estaba riéndose, podía escucharlo. Era una risa disimulada pero ruidosa. De todas formas, la Sra. Ferrete no pareció darse cuenta y prosiguió—: Ahora, les aviso no voy a tolerar un mal comportamiento con su nuevo profesor. Él ha venido aquí con muy buenas intenciones, enseñarles para que sean alguien en la vida, no una partida de vagos como lo son ahora. Él es un hombre preparado, con carácter. Está enterado de sus conductas y créanme que las cosas no son fáciles con él, todo va a ser al mismo nivel que antes. Sus clases van a continuar siendo las mismas. Nada va a cambiar excepto el profesor—Hizo una pausa breve—.  El profesor estará contándome sobre sus conductas, así que más les vale portarse bien. —advirtió de forma severa.

Siguió observándolos por unos segundos. Al ver nuestras caras impasibles caminó rápidamente hacía la salida y cerró la puerta del salón. 

Página Previa of 3Siguiente Página

Comentarios y Reseñas (48)



library_icon_grey.png Añadir share_icon_grey.png Compartir

Multimedia

#01

Reparto

Liam Payneas Himself
Barbara Palvinas Valerie Walker
Harry Stylesas Himself
Sophia Smithas Herself

¿Quién va a leer

Recomendado