Página Previa of 2Siguiente Página

¿MI SUEÑO HECHO REALIDAD?

spinner.gif

 

Al encontrarnos con esa personas, el padre de familia nos invito a sentarnos,  todos obedecimos, pero me llamo la atención el hecho de que mis padres no se presentaran y todo ese lío formal.

Pasaron cinco minutos y llego el mozo a pedir las ordenes, para que les cuento que pedí  si  no me gusta la comida francesa, si hubiésemos ido a un restaurante chino, me como todo el menú feliz de la vida.

Alejandro, ¿qué tal te ha ido en el trabajo?-Le pregunta el padre de familia a mi papá.

Pues no tengo de que quejarme Guillermo y a ti ¿qué tal te ha ido?-Le respondía mi papá. 

No tan bien como tú, pero no me quejo.

Bueno esta va a ser una típica cena de trabajo, por lo tanto me voy a aburrir como ostra, tanto drama por una simple y aburrida cena.

Caballeros, si no me equivoco este no esel tema de conversación, ¿no?-Hablaba con sierta dureza y mando aquella señora que parecía amable.

Claro que no, nuestro tema de conversación son estos dos muchachitos.

¡Ehhh...!, ¿de que estarán hablando ahora?

Porsupuesto -Respondia con una sonrisa en sus labios mi papá.

¡No pueden hacer esto, no pueden ni deben!-Subió su tono de voz mi hermano , pero no tanto como para llamar la atención de las personas de las otras mesas .

¿De que estás hablando Camilo?-Pregunto un tanto preocupada.

Estamos hablando de que este joven aquí presente es tu comprometido-Me responde mi madre, dura y seria.

¡Qué, no ustedes están locos, apenas tengo dieciséis años y me quieren casar!

Por eso mismo querida tienes 16 años y muy pronto vas a cumplir diecisiete y solo quedaría un año para que ustedes se puedan casar y en ese año ya tendremos todo listo-Me responde con una sonrisa en los labios aquella mujer que antes me parecía tan amable y que ahora me parecía un demonio.

!Ustedes no son quien para decidir por mí, yo me debo casar con quien yo quiera, no con un desconocido¡

¡Lidia!, somos tus padres y nos debes respeto, no es posible que seas tan mal educada con los Blanch, además es lo mejor para ti.

¿Lo mejor para mí?, ¡ustedes que saben que es lo mejor para mi, es imposible que lo sepan, solo saben controlar mi vida y la de los demás, yo sé que es lo mejor para mí, yo sé que es lo que me hace feliz, ustedes no saben ni el día en que nací, ni el nombre de mis amigos, no saben absolutamente nada!

¡Lidia no digas estupideces, sabemos perfectamente bien que es lo que te hace feliz!-M e responde mi padre con un tono autoritario.

Es verdad querida, en unos años más nos los vas a agradecer y serás muy  feliz junto a mi hijo-Me mira con unos ojos brillantes y malvados, esa mujer "tan amable"

Mire señora, yo decido con quien ser feliz y su hijo para mí es un desconocido y no tengo ningún interés en joder mi vida con sus decisiones.

Querida, no me digas "señora" con tanto odio, mira que me haces sentir vieja, además van a tener mucho tiempo para conocerse y estoy segura de que van a terminar enamorándose.

Usted en no me vuelva a decir "querida", que para mí no es más que una ¡VIEJA CONTROLADORA Y HUECA, QUE NO TINE NADA MEJOR QUE METERSE EN LA VIDA DE SU HIJO , PERO A MI NO ME VENGA CON SUS JUEGOS DE VIEJAS RICACHONAS QUE  SE CREEN LAS DUEÑAS DEL MUNDO, A MI NO ME VAN A JODER MI VIDA CON SUS JUEGOS!

En ese momento vi como todos abrían sus ojos como plato, llega el mozo con la comida y todos se distraen por unos segundo y mi hermano me pasa un papel en el que decía:

"a unas dos cuadras esta Mariana, yo los distraeré, cuando eso pase sal y corre junto a ella suerte pequeña, esto lo vamos a solucionar, no te preocupes, solo corre"


Tomé el papel en mi mano derecha y con mi mano izquierda tome la mano de mi hermanó en señal de un gran ¡GRACIAS!.

Tal como el dijo cuando el mozo paso a servirle a él, mi hermano voto el plato "sin querer" y yo sin pensarlo salí corriendo del lugar, claro sin antes darle un beso en la frente a mi hermano, vi como todos quedaban atónitos y gritaban ¡LIDIA!

Cuando ya estaba fuera del restauran corrí como una loca, sin darme cuenta ya había corrido las dos cuadras, busque desesperada a Mariana.

¡Lidia , pequeña, aquí en el auto negro!

Solo habían dos personas que me trataban de pequeña, mi hermano y Mariana

Página Previa of 2Siguiente Página

Comentarios y Reseñas (9)



library_icon_grey.png Añadir share_icon_grey.png Compartir

¿Quién va a leer

Recomendado