Bajo la piel de grey

spinner.gif

Conociendo a 50 Sombras continua Capítulo 1

    La Srta. Anastasia Steele me está llamando. Y no puedo creer lo jodidamente feliz que estoy por eso - que soy,  un adolescente o que?   "Err - nos gustaría seguir adelante con la sesión de fotos para el artículo," me dice con voz entrecortada, un poco nerviosa. "Mañana, si le parece bien. ¿Donde sería conveniente para usted, señor? "   Sólo escuchar que ella me llame 'Señor' por teléfono me hace sentir cosas, pero me las arreglo para mantenerme tranquilo y sugiero que nos encontremos en "The Heathman" a las nueve y media de la mañana siguiente.   Diablos, me puedo quedar en Portland un poco más, puedo trabajar desde aquí , que Taylor y Andrea organicen las cosas para mí, ese es su trabajo.   Trato de convencerme de que tal vez ver a la señorita Steele de nuevo me ayudará a librarme de esta molesta e inconveniente obsesión por ella que parece que he desarrollado, pero la verdad es que no puedo hacer nada por mi - Tengo que verla de nuevo.   ~ ~ ~   Y todavía está ahí.  Lo siento cuando nos damos la mano cuando nos encontramos a la mañana siguiente.  Ese zumbido de electricidad entre nosotros. ¿de qué va  todo eso? Pero a medida que nos tocamos, yo sé que ella también lo siente, porque su respiración se vuelve irregular y se sonroja, en ese tono sexy de color rosa al que que empieza a reultultarme muy familiar. Me gustaría ver su trasero con esa sombra de color rosa después de haberla azotado de haber sacado la mierda fuera de ella. De hecho desde que ella me pregunto si yo era gay, ¿cómo mierda se atrevió?   Anastasia me presenta a Katherine Kavanagh. Vaya, me alegro de que no fuera ella la que cayó en mi oficina. Oh, por supuesto, ella es atractiva pero de una  manera convencional, pero ella no me interesa en lo más mínimo. Es mandona y controladora de una manera que me parece  de lo más desagradable en una mujer.   No, definitivamente prefiero ver a la señorita Steele cualquier día de la semana.   Sobre todo porque ella está usando  jeans ajustados que exhiben ese trasero delicioso, ah, y esas largas y exquisitas piernas ... y en cuanto a sus tetas perfectas en esa apretada camiseta ... Cristo lo que podría hacerle.....   Pero entonces me siento muy disgustado al ver la mirada entre Anastasia y el fotógrafo, Jose Rodriguez. Espero que Welch no se haya equivocado con su control de seguridad y no se haya dado cuenta que ella tiene un novio, voy a estar muy enojado o cabreado con él si así es. Mierda, el fotógrafo  realmente quiere meterse en sus bragas a lo grande. Eso es seguro como el infierno.  
"¿Dónde me prefiere?" Le pregunto fríamente, y en su mirada sé que el sabe exactamente que le estoy amenazando.  Realmente no debería meterse conmigo si sabe lo que es bueno para él.   Pero entonces la dominante Katherine Kavanagh se hace cargo de la sesión y algún estúpido me ciega con las luces – esto es lo que pasa por delegar en estúpidos amateurs, supongo, y me pasa por haber aceptado posar para las fotos   Pero me muestro amable, porque significa que puedo  ver a Anastasia durante siguientes veinte minutos más o menos.  Mierda, es tan tímida que sólo logro captar sus ojos dos veces en todo ese tiempo, así que es muy difícil evaluar si vale la pena tratar de hacer funcionar las cosas con ella.   ¿Podría realmente ser mi nueva sumisa? Adiestrarla en  mis gustos particulares sería tan excitante ... Demonios, de verdad la quiero, así que sólo tengo que darle una oportunidad. Y porque estoy acostumbrado a que las cosas sean a mi modo todo el tiempo,  el fracaso no es una opción.   "¿Quisiera caminar pasear conmigo, señorita Steele?" Le pregunto cuando la sesión de fotos por fin llega a su fin.   Ella se queda realmente sorprendida por mi petición, parece que no tiene ni  idea de que me resulta atractiva. Tan ingenua, tan seductora. El fotógrafo no se alegra cuando ella rápidamente acepta, y cuando tengo la puerta abierta para que salga conmigo, él frunce el ceño con fiereza. Chico rudo de mierda.   Cristo ella se pone tan nerviosa cuando se para ahí, y me pongo duro de inmediato, sobre todo cuando me imagino todos las maneras posibles que podría emplear para remediar eso.  Ah, sí, tenerla bien atada y entonces usar el látigo, el flagelador, o incluso una fusta ... pero debo contenerme. Ella bien podría correr cien kilómetros si tuviera una sola pista de lo que quiero de ella. Pero no puedo dejar que eso pase, no puedo.   Espero a Taylor que nos sigue.  Su rostro es tan impasible como siempre, pero sé que debe debe picarle la curiosidad en cuanto a por qué estoy rompiendo mi protocolo habitual para seleccionar activamente una nueva sumisa por esta particular chica de pelo castaño - el ha visto lo suficiente durante los años que  ha trabajado para mí  para saber cómo funcionan las cosas normalmente. Pero por supuesto sabe que no debe hacer ninguna pregunta.   "Yo te llamo, Taylor," digo en voz baja, y el desaparece hacia la salida.   "Me preguntaba si te gustaría acompañarme a tomar café esta mañana", le pregunto a Anastasia, y estudio cuidadosamente su cara para calibrar su reacción, incapaz de resistir a mirar su hermoso rostro. Oh esos impresionantes ojos azules, no es de extrañar que haya estado soñando con ellos cada noche - Nunca había visto un color de ojos tan increíble antes. Siempre he seleccionado sumisas con los ojos marrones.   Ella se ve completamente asombrada y sorprendida por mi petición.   "Debo llevar a todos a casa," murmura  ella finalmente mientras retuerce nerviosamente sus dedos otra vez.   Mierda!  Me está rechazando?  No, no puede ser!  No voy a dejar que eso suceda.   "TAYLOR."  le llamo de vuelta.   "¿Regresan a la universidad?", Pregunto.  Cuando ella asiente con la cabeza silenciosamente, le digo que Taylor puede llevar a sus amigos de vuelta y rápidamente le explico. Problema solucionado. Ahora puede tomar un café conmigo.   Pero en lugar de eso me frunce el ceño, y por un terrible momento creo que me va a rechazar - de nuevo.   Pero entonces ella viene con su propia solución.  Va a cambiar los coches con su amiga Kate. Así que ella si desea tener una cita conmigo. Yo estoy estúpida y ridículamente complacido por eso, y le doy una de mis mejores sonrisas ganadoras mientras ella vuelve a la habitación para arreglar las cosas con su amiga.   Después de lo que parece una eternidad, ella por fin vuelve a aparecer.   "Está bien, vamos por el café", susurra mientras me mira con timidez y se sonroja profundamente una vez más. Sólo deseo saber exactamente lo que está pensando para ruborizarse de esa manera - intrigante.   "Después de usted, señorita Steele," le sonrío, la dejo ir delante de mí para poder disfrutar de la forma en que se mueve ese perfecto culito mientras camina.   Christian Grey, gerente general de Empresas Grey, y BDSM dominante supremo, nunca ha ido a una cita para conseguir una nueva sumisa antes. Por esta atractiva y fascinante criatura que parece haberme seducido, voy a una cita. Reto aceptado.   ~ ~ ~   Al caminar juntos por el pasillo del hotel, suavemente empiezo mi interrogatorio a la señorita Steele. Tengo que averiguar cuanto esta involucrada con sus amigos y familiares para determinar si podría haber algún problema con ella adaptándose al estilo de vida que conlleva ser mi sumisa.   "¿Cuánto hace que conoce Katherine Kavanagh?"   Es evidente que la tenaz señorita Kavanagh tiene una influencia considerable sobre ella, porque se las arregló para convencerla de conducir todo el camino de Portland a Seattle para hacerme una entrevista - gracias a Dios que lo hizo.   "Desde nuestro primer año. Ella es una buena amiga ".   "Hmm".   Ella podría ser un problema, ya que espero que mis sumisas dediquen cada fin de semana a mi, no a sus "amigos".  Ellas tienen que estar disponibles para el sexo siempre que y cuando yo quiera.  Ese es el trato.  Y por lo general quiero mucho. Por supuesto que voy a querer con la señorita Steele.   Pulso el botón de llamada del ascensor, y en cuanto las puertas se abren revelan una joven pareja en un abrazo apasionado, que rápidamente se sobresalta y se separa.   Puedo ver que Anastasia se sonroja de nuevo y se esfuerza por ocultar una sonrisa mientras me mira a escondidas a través de sus pestañas. Dios, ella se ve tan adorable cuando hace eso.   Al llegar a la planta baja se abren las puertas, tomo su mano para llevarla afuera. Resulta que realmente me gusta la sensación de su pequeña mano en la mía.   Al escuchar a la joven pareja en el ascensor riendo mientras nos alejamos, no puedo evitar sonreír.   "¿Qué pasa con los ascensores?" Murmuro, pero la verdad es que entiendo muy bien cómo el espacio cerrado de la cabina aumenta la atracción sexual.   Salimos del hotel y giro a la izquierda hacia Portland Coffee House que sé que esta cerca, gracias a una investigación rápida que hizo Taylor. Me aseguro de  evitar la puerta giratoria, porque entonces tendría que soltarle la mano, y yo no quiero soltarla. La señorita Steele parece feliz, la veo intentando evitar una gran sonrisa en su rostro.  Me gustaría ver esa sonrisa en su totalidad.  Sé que ella tiene una sonrisa de infarto.     Caminamos cuatro manzanas hasta la cafetería, y le sugiero que elija una mesa mientras yo busco las bebidas. Ella me sorprende con su elección- te Twining’s English Breakfast, bolsa fuera.  Me dice que no es entusiasta del café. Seguramente todos beben café?   Sus ojos se abren cuando le pregunto si quiere azúcar, y luego mira hacia abajo a sus dedos tímidamente y declina cualquier cosa para comer. ¿Qué está pensando?   Se que ella me está mirando cuando estoy en espera de ser atendido. Eso está bien, no hay problema, hay pocas dudas de que le gusta lo que ve. Y seguro como el infierno de que me gusta lo que veo mientras me reuno con ella en la mesa. Está absorta en sus pensamientos e inconscientemente se muerde el labio inferior y me parece increíblemente erótico.   "Un penique por tus pensamientos?" La asusto, y una vez más se sonroja.  Espero que eso signifique que ella está teniendo pensamientos eróticos sobre mí también.  Me gustaría poder estar seguro, sin embargo, esta chica es un enigma. Estoy acostumbrado a las mujeres que caen sobre sus rodillas para estar cerca de mí.    Cuando le paso el té, ella todavía no me ha contestado, así que le pregunto de nuevo.   "Tus pensamientos?"   "Este es mi té favorito", ella responde con evasivas, indicando la bolsa de té Twining’s English Breakfast.   No, ella no suelta nada, no se abre en lo absoluto, criatura poco frustrante que es. Observo como ella mete la bolsa de té en la tetera y luego lo pone fuera casi de inmediato.   "Me gusta el té negro y poco cargado", explica mientras ve mi mirada algo confundida.   Bien, hora de cortar por lo sano y averiguar lo que necesito saber.   "Ya veo. ¿Es tu novio? "Pregunto, necesito establecer con certeza que ella es definitivamente soltera.  Yo no comparto.   "¿Quién?"   "El fotógrafo. José Rodríguez ".   "No.  José es un buen amigo mío, eso es todo. ¿Por qué cree que es mi novio? "   "La forma en que le sonríes, y él a ti."   La miro fijamente a los ojos para comprobar si está mintiendo acerca de esto - yo lo sabría.  soy un experto en esto, es una de las razones por las cuales  tengo tanto exito.  Sé que cuando la gente está mintiendo.   "Es más como de la familia", me asegura, y yo le creo.  Esta bien.   Ella mira como pelo el papel de mi magdalena de arándanos.  Pienso en lo que más me gustaría pelar - todas sus ropas, para que yo pudiera mirar libremente en ese cuerpo exuberante   "¿Quieres un poco?" Ofrezco, pero ella se niega.   "Y el chico que conocí ayer, en la tienda. Él tampoco es tu novio?    "Mejor comprobar para estar completamente seguro.   Ella parece un poco irritada mientras me contesta esta vez.   "No.  Paul es sólo un amigo.  Se lo dije ayer.  ¿Por qué lo pregunta? "   "Parece nerviosa alrededor de los hombres", afirmo.   "Usted me parece intimidante", responde ella, mientras se sonroja profundamente otra vez. Estoy sorprendido por esta respuesta tan sincera, pero me parece que su honestidad esta bien.  Tal vez he subestimado a la señorita Steele.   "Usted debería encontrarme intimidante.  Es usted muy honesta.  Por favor, no mire hacia abajo. Me gusta ver su rostro", le sonrío alentadoramente y ahora es su turno para mirar sorprendida. "Me da una pequeña idea de lo que podría estar pensando. Usted es un misterio, señorita Steele".   "No hay nada misterioso acerca de mí", resopla con incredulidad.   "Creo que eres muy reservada", comento. Sí, ella no da mucho de si.     "Excepto cuando te sonrojas, por supuesto, lo que pasa a menudo.  Sólo deseo que saber lo que te hace sonrojar. "   Oh señorita Steele, de verdad espero que sea porque al igual que yo tiene algunos pensamientos sucios, en serio fantaseo sobre follarte en todas las posiciones posibles.   "¿Siempre hace observaciones tan personales?"   "No me había dado cuenta de que lo hacia.  ¿Te he ofendido? "Estoy sorprendido por su honestidad de nuevo.  Creo que ella esconde una mujer valiente bajo ese exterior tímido.  Para mi gran sorpresa, me parece fascinante, tan refrescante después de todas las mujeres "sí"  que siempre tengo a mi alrededor.   "No", responde ella.  "Pero usted es muy prepotente".   Ahí está otra vez, esa racha audaz.  Nadie por lo general se atreve a quejarse de mi comportamiento y me siento un poco avergonzado al pensar que tal vez la he molestado.   "Estoy acostumbrado a hacer las cosas a mi manera Anastasia, en todo" le digo a  modo de explicación.   "No lo dudo. ¿Por qué no me ha pedido que le llame por su nombre de pila?"   Ella parece realmente molesta por eso.  Bueno, por supuesto, estoy acostumbrado a que me llamen 'Señor' o 'Master', pero no hemos llegado a esa parte de las cosas todavía?   Así que por ahora me explico.   "Las únicas personas que usan mi nombre de pila son mi familia y algunos amigos cercanos.  Así es como quiero que sea".  Me cuesta reconocer que su forma de decir mi nombre cuando salía de mi oficina la semana pasada ha estado en mi mente tentándome.   Basta ya de todo esto, no voy a tenerla desafiándome. Yo soy el que tiene el control aquí.  Cambio el tema de la conversación para preguntarle sobre su familia. Necesito saber si hay relaciones con familiares cercanos que pudieran suponer un obstáculo para ser mi sumisa cada fin de semana, pero nada de lo que me dice me causa ningún  motivo de gran preocupación.   Ella no cuenta mucho, pero me sorprende enterarme el que ella eligiera vivir con su padrastro en lugar de con su madre cuando tenía quince años.  Hmm, debe estar muy unida a él entonces.  Su madre parece un poco atolondrada si ella está en su cuarto matrimonio.  No detecto ese rasgo en Anastasia.   Ahora da la vuelta y pregunta por mi familia, y muy brevemente le contesto, pero yo no he venido aquí para hablar de ellos.  Ellos no son de ningún interés para una sumisa.   Luego hablamos de viajar al extranjero - me cuenta que nunca ha dejado EE.UU. continental, y me imagino a mí mismo mostrándole lugares como París e Inglaterra cuando veo la forma en que sus rostro se ilumina cuando ella habla acerca de Shakespeare y Hardy.  Pero justo cuando está empezando a abrirse un poco, se da cuenta del tiempo que lleva nuestra cita.  ¡No!   "Será mejor que nos vayamos. Tengo que estudiar ", me informa mientras le echa un vistazo a su reloj.   "Para sus exámenes?"   "Sí, comienzan el martes".   Supongo que no sería justo tratar de discutir con ella, para quedarse un poco más.  Estos exámenes son importantes para ella, lo entiendo y lo respeto. Me ofrezco a caminar de vuelta al aparcamiento del hotel donde esta el coche de la señorita Kavanagh.   Pero, al menos nada de lo que he sabido esta mañana me ha dado ningún motivo para descartar la posibilidad de tenerla como mi nueva sub.  Ese pensamiento me hace feliz y sonrío, pensando en lo divertido que será entrenarla para el papel.  Oh sí, efectivamente, encadenar, la flagelar y follar a la deliciosa señorita Steele en mi cuarto de juegos.  Follarla de verdad duroBasta Grey, estas yendo muy lejos otra vez.   Pero no puedo dejar de pensar en la ropa que me gustaría verle puesta, en lugar de la basura barata que por lo general usa.  Realmente me gustaría verla con una blusa de seda de corte bajo, con una falda (creo que se refiere a una falda de tubo) lápiz apretada y 'No me jodas' súper tacones altos - Louboutins son los zapatos elegidos para mis sumisas, y con esas piernas largas hermosas... hmm, se lucirían.   "¿Siempre usas jeans?" Le pregunto.   "Normalmente" me confirma.   Ya me lo imaginaba. Bueno, eso significa que nadie más va a ir a verla vestida como realmente debe ser. Yo puedo cuidar de su guardarropa para satisfacer mis gustos.   Ya casi estamos de vuelta en el hotel, cuando me suelta,   "¿Tienes novia?"   QUÉ??!! Bueno, supongo que es lo justo, puesto que yo le he preguntado lo mismo. Pero ella no tiene ni la menor idea de lo que yo hago. Tan ingenua, tan inocente   "No, Anastasia. Yo no hago eso de las novias", le informo con cuidado y veo su mirada de confusión.   ¿Para eso pensaba ella que era esta "cita"?  Mierda, por supuesto que lo hizo.  Puedo ver por su mirada avergonzada que estoy en lo cierto y ahora no puede huir con la suficiente rapidez.  En su afán camina y tropieza en la calle y veo a un ciclista venir directamente hacia ella mientras se dirige en sentido contrario por esta calle de una vía.   "Mierda, Ana!"  Tiro de su mano para que ella caiga contra mí cuando el ciclista pasa disparado.   Antes de darme cuenta, la estoy abrazando fuertemente contra mi pecho, y me abruma inmediatamente lo fantástico que me siento al tenerla en mis brazos, descubro que ella huele simplemente divino, sobre todo su pelo.  La sostengo cerca mientras acaricio la piel perfecta de su rostro para asegurarme de que está ilesa.  Estoy a punto de gemir cuando paso mi pulgar por la silueta de su boca - ese labio inferior que ella muerde es tan suave y seductor.   "¿Estás bien?", le susurro, ella me mira con anhelo, mira fijamente a mi boca, y yo sé que ellarealmente quiere que la bese.  De hecho, ella esta prácticamente rogándome que la bese.  Ah, y yo realmente, de verdad quiero, estoy sin aliento por la necesidad, pero al mirar a esos ojos azules maravillosos e inocentes, que parecen ver todo en mí, entran en  la oscuridad de mi alma y vuelvo a mis sentidos.   ¿Qué estoy haciendo por amor a Cristo,  al jugar con esta hermosa y dulce chica inocente? Ella se merece un hombre mucho mejor que un individuo jodido como yo. ¿Qué he estado pensando? No tengo un hueso decente en mi cuerpo? Sacudo la cabeza para reponerme, para tratar de romper el hechizo que esta mujer fascinante parece haber arrojado sobre mí.   "Anastasia, debes mantenerte alejada de mí.  Yo no soy  hombre para ti ", me las arreglo para susurrar.  "Respira, Anastasia, respira.  Me voy a levantar y a dejarte ir".   Puedo ver que ella se siente mal, muy molesta por mi aparente rechazo hacia ella. Los dos sabemos que ella estaba rogándome que la besara, y sin embargo no lo hice.  La levanto con el brazo extendido para asegurarme de que no se va a desmayar o cualquier otra estupidez.   "Lo tengo", insiste, ahora claramente avergonzada. "Gracias."   "Por qué?" Pregunto, sin soltar sus hombros sosteniéndola.  Que me agradece - no llevarla por el camino oscuro de BDSM? Por recobrar la cordura a tiempo?   "Por salvarme."   "Ese idiota iba en sentido contrario. Me alegro de haber estado aquí.  Me estremezco al pensar lo que podría haber sucedido.  ¿Quieres venir y sentarte en el hotel un momento?"   La suelto ahora, ella niega con la cabeza, antes de envolver los brazos a su alrededor y cruzar rápidamente el camino de regreso al hotel, yo sigo detrás de ella.   Fuera del hotel, se gira para hacerme frente, pero no me puede mirar a los ojos.   "Gracias por el té y hacer la sesión de fotos", murmura, es evidente que aún esta molesta y humillada por el giro de los acontecimientos entre nosotros.   Me siento como una mierda completa, y lucho para tratar de decirle algo, algo que se explique que estoy lo haciendo  por su propio bien, a pesar del hecho de que ella me llama en algún nivel profundo de una manera que nunca he experimentado en mi vida. Pero las palabras no pueden explicar o excusar mi comportamiento.  Quiero hacerla mi sumisa, mi esclava sexual.  Es mejor para ella de esta forma.   "¿Qué, Christian?" Ella me grita.   ¿Qué puedo decir?   "Buena suerte con tus exámenes", es la única cosa que finalmente logro pronunciar.   Ella me mira con disgusto y escepticismo.   "Gracias", dice con sarcasmo-. "Adiós Sr. Grey."   Se da la vuelta y desaparece hacia el garaje subterráneo.   Yo me quedo con angustia, sintiéndome tan confuso y despojado por haber dejado a la señorita Anastasia Steele salir de mi vida.   Saco mi telefono movil y llamo a Taylor para que venga a buscarme, preguntándome cómo diablos me voy a sacar a esta mujer de la cabeza.

Comments & Reviews (41)

Login or Facebook Sign in with Twitter


library_icon_grey.png Add share_icon_grey.png Share

Who's Reading

Recommended