Página Previa of 3Siguiente Página

El chico que se escabulle por la ventana de mi habitación (Harry y Tu) EDITANDO

spinner.gif

[Narra Harry]

Mier’da, esto era malo. La primera cosa que disparó a través de mi cerebro era que necesitaba mantener a Liam bajo control. Claro, yo quería matar a ese imbécil tanto como él, pero en serio necesitábamos tener cuidado. Si, literalmente, le saltábamos encima tan pronto como entrara, nos seríamos responsables, y le había prometido a su mamá que no le permitiría hacer eso. No dejaría que Liam fuera a la cárcel por ese di'ota, Ángel necesitaba de su hermano mayor, sobre todo ahora con el bebé en camino. La segunda cosa que surgió en mi mente era que necesitaba sacar a mi chica y mi bebé como el infierno fuera de aquí, ahora.

—Ángel, vamos, te llevaré a la mí a casa —declaré, agarrando su mano y tirando de ella lejos de Liam.

Ella arrancó su mano de la mía y me miró.

—¡No voy a ninguna parte! No voy a dejarlos hacer esto, a ninguno de los dos. Ustedes no pueden darle una paliza, se meterán en problemas. ¡Estás siendo tan jodidamente est'úpido! —gritó. Las lágrimas rodaban por su rostro mientras hablaba.

—Ángel, tiene que salir, ahora —ordené. No se iba a quedar aquí, cerca de ese hombre, de ninguna forma, porque si él la miraba de manera equivocada no sería capaz de contenerme, y mucho menos mantener a Liam bajo control. Sacudió la cabeza con fuerza. Siempre había sido terca, por lo general me encantaba eso de ella pero no en estos momentos, no lo hacía. Bueno, si lo quiere así, entonces al diablo. La tomé, envolviéndola en mis brazos, levantándola en estilo nupcial.

—¡Harry, no te atrevas! —gritó, su rostro poniéndose rojo de ira mientras luchaba por bajarse. Negué con la cabeza, lidiaría con su enojo después, no estaría enfadada conmigo por mucho tiempo y una noche con la ley del hielo valdría totalmente la pena, solo si sabía que ella estaba completamente a salvo. Comenzó a sollozar y envolver sus brazos alrededor de mi cuello, mientras la cargaba fuera de la casa. ¡Maldita sea, me estaba matando! Odiaba verla llorar.

Le di un beso al lado de su cabeza.

—Shh, todo va a estar bien, te lo prometo. Sólo te necesito a salvo para poder concentrarme en mantener tranquilo a Liam , ¿de acuerdo? —dije honestamente.

Llegamos a mi casa y abrí la puerta rápidamente, en dirección al sofá. Me senté y la mantuve en mi regazo, meciéndola suavemente.

—Por favor, no te metas en problemas, Harry, por favor —suplicó, abrazándome con más fuerza.

—No lo haré. Necesito ir al lado ahora. Tú te quedas aquí, no vengas hasta que venga a buscarte. ¿Me entiendes? ¿Puedes hacer eso por mí? —pregunté con desesperación.
Ella suspiró y se alejó sin mirarme.

—Sólo ve entonces —espetó enfadada, alejándose de mi regazo para sentarse en el sofá. Esto realmente no le gustaba en lo absoluto.

Gruñí, odiando su expresión de enojo.

—Te amo, Ángel. Sólo los necesito a ti y a nuestro bebé seguros —expliqué mientras besaba su mejilla, frotando mi mano sobre su vientre plano. Luché contra la urgencia de sonreír pensando en mi bebé creciendo dentro de ella, ese pequeño bebé afortunado que conseguía estar más cerca de ella que nadie por los próximos ocho meses. Asintió y cerró los ojos, lágrimas silenciosas estaban aún cayendo por su rostro.

Me puse de pie y me volví para irme.

—¿Harry? —llamó justo cuando llegué a la puerta. Me di la vuelta, con la esperanza de una sonrisa—. Te amo demasiado. Si te envían a la cárcel por asesinato entonces esperaré por ti —afirmó sin ninguna emoción en su voz en absoluto. No era una broma, realmente pensaba que iba a ir a la cárcel. No le respondí, sólo me fui. No había respuesta para eso. Estaba seriamente enfadada conmigo y tendría mucho que hacer después de esto. Nunca había hecho nada que ella no quisiera antes y que odiaba hacerlo ahora.

Corrí de nuevo hacia Liam. Él se paseaba en la sala, luciendo mortalmente enojado.

— Liam, tienes que escucharme —dije, agarrando su hombro y haciéndolo enfrentarme.

—Lo sé, lo sé. No puedo hacer nada a menos que él comience, nada. Sólo quiero hablar con él y decirle que se largue de nuestras vidas, pero si se acerca a mí, juro... —Apretó los dientes. No le hacía falta terminar la frase, ya sabía lo que haría y no sería indoloro tampoco.

Después de unos diez minutos un coche se detuvo en frente. Agarré el brazo de Liam cuando se levantó del sofá.

—Tranquilízate de una maldita vez, Liam. ¿Entiendes? —ordené. Él asintió y me dirigí a la puerta. La abrí y el imbécil se quedó mirándome furiosamente. Mis manos estaban ansiosas de estrangularlo. No lo había visto desde que lo echamos por la puerta seguido de todas sus cosas, hace tres años, pero lucía exactamente igual al que recordaba.

—Harry Styles, has crecido un poco, ¿eh? —afirmó, mientras me examinaba.

—Stephen Walker, ¿dejaste de abusar sexualmente a las muchachas? —respondí, mi mano apretando la manija de la puerta con tanta fuerza que mis dedos estaban doliendo.

Él me miró y se abrió paso en la casa.

—¿Dónde diablos están Liam y _______? —preguntó con enojo.

—Estoy aquí. Y ______ está fuera —dijo Liam con calma después de todo. Tal vez iba a estar tranquilo.

Página Previa of 3Siguiente Página

Comentarios y Reseñas (6)

Entrar or Facebook Sign in with Twitter


library_icon_grey.png Añadir share_icon_grey.png Compartir

Multimedia

Cap. 43

Reparto

Liam Payneas hermano de __-
Johnny Briseas hermanastro de ___
Stephen Walkeras padre de _____
Harry Stylesas mejor amigo de Liam

¿Quién va a leer

Recomendado