Previous Page of 3Next Page

El chico que vive en mi casa.

Dedicated to
RaynidGarcia
spinner.gif

En mi oreja, sentí la canción de 'Mal de amores' de Juan Magan, ¿enserio estaba soñando con una canción? abrí mis ojos soñolientos y me los froté, la dichosa musiquita aún seguía sonando debajo de mi cabeza.

-Mierda...

Me había dejado el puto móvil debajo de la almohada. Desbloqueé la pantalla y vi que eran las nueve de la mañana. 

-¿Que coño quieres a esta hora, Kiarah?-Contesté de mal humor.

-Buenos días a ti también.-Dijo mi mejor amiga con una risita.

-No le veo la gracia.

-¿Puedes quedar?-Preguntó.

-Sí, ¿para eso me llamas tan temprano?

-Digo, si puedes quedar ahora. 

-¿Ahora? ¿para que?-Pregunté con curiosidad, a saber.

-Cuando te vea te lo digo, por cierto, estoy delante de tu casa, así que vístete y baja.-Colgó.

Mi amiga definitivamente no era normal. Suspiré con pesadez y abrí el armario para ponerme cualquier cosa, en este caso unos shorts vaqueros y una camiseta de tirantes que ponía ''Chicago 33'', muy hipster yo.

El orangután seguía durmiendo en su habitación así que me ahorré un mal de cabeza y bajé silenciosamente la escalera, cuando abrí la puerta de la calle Kiarah estaba sentada en el suelo mirando el móvil con una sonrisita tonta.

-Esa sonrisa como que me la conozco yo.-Dije sonriendo.-Eh pillina, que te he pillado.-Se giró sobresaltada.

-¡Ostia! me has asustado.-Luego su cara se puso de color rosado.-No es nada de lo que tu piensas.

-No que va.-Me senté a su lado en el portal.-¿No será... el chico de la discoteca?

Miró el móvil una vez más y otra estúpida sonrisa tonta le salió de la cara. 

-¡Sí! Se llama James, tiene el pelo castaño, y los ojos de un verde impresionante, dios... no pasó nada en la discoteca por que me tuve que ir temprano, pero me dio su número y ahora no paramos de enviarnos mensajes.

-Wow, que suerte tienes tu, ¿cuantos años tiene?-Le pregunté sorprendida.

-Tiene dieciocho.-Dijo bajando su mirada al suelo.-Si mis padres se enteraran de que me gusta un chico de dieciocho no me dejarían salir de casa.

-Los mismos que Jason...-Susurré pensativa.

-¿Qué has dicho?

-Nada.

Pasamos el día por ahí y a la tarde fuimos al centro comercial, cuando Kiarah divisó un escaparate lleno de vestidos, me cogió de la mano y me arrastró literalmente dentro de la tienda.

-Me encanta este vestido.- dije saliendo del probador.- ¿A ti que te parece?- le pregunté a Kiarah, quien me miraba seria de arriba a bajo.

-Emily, ¡te queda genial!- gritó, llamando la atención de algunos clientes.- Cuando te vea Jason con ese vestido... seguro que va a querer quitártelo de inmediato.-Dijo sonriendo picara.

-Oye, ¿y a ti quien te dijo que lo voy a comprar para impresionarlo?-Gruñí.-Me cae mal, es medio bipolar así que no pienses estupideces.

-¡Está claro que te gusta!

-¡Eso es mentira! Kiarah, te odio, lo sabes, ¿verdad?- dije volviendo a meterme en el probador y poniendo la cortina para que no me viesen.

Kiarah no dijo nada, ya que me apuré en irme de allí para poder pagar el vestido cuanto antes. Salimos de la tienda de ropa y nos dirigimos al McDonald's, teníamos la costumbre de comprarnos un McFlurry cada vez que íbamos al centro comercial.

 -No sois novios, pero a ti te gusta él, ¿verdad?- siguió insistiendo mi amiga.- Seguramente tú también le gustas.

-Deja de decir tonterías.- dije cortante, intentando finalizar el tema.

 Por fin llegamos al McDonald's, estaba deseando que Kiarah se metiera el helado en la boca para que dejara de hablar.

Entramos y buscamos con la vista un sitio en el que sentarnos. 

Entonces fue cuando lo vi, Jason estaba sentado al lado de una chica, ella era guapísima, llevaba el cabello con unos perfectos rizos negros; estaban tan pegados que parecían una pareja, pero eso no era lo peor. La chica empezó a acariciar su mejilla, haciendo que Jason se echase un poco hacia atrás, y luego acercó sus labios a los de él, hasta que se fundieron en un asqueroso beso.

 -Emlily, ¿qué haces? vamos, allí hay un sitio libre.- decía mi amiga, la cual apenas podía escuchar, ya que los latidos de mi corazón eran tan tan fuertes que me impedían que escuchase otra cosa.

Previous Page of 3Next Page

Comments & Reviews (61)

Login or Facebook Sign in with Twitter


library_icon_grey.png Add share_icon_grey.png Share

Media

Capítulo 8 ''¿Celos?''

Cast

Douglas Boothas Jason
Lily Collinsas Emily

Who's Reading

Recommended