Página Previa of 5Siguiente Página

La Secretaria

spinner.gif

Katherine saludo como todos los días al portero y entro en el ascensor, esperaba que el día de hoy fuera menos tenso.  ¿Cómo se atrevía Daniel a pensar que ella quería volver a acostarse con el? Aunque lo cierto es que fue fantástico, pero ¿usar eso para avanzar en su vida profesional?  Solo ella podía tener tan mala suerte de volver a encontrarse al hombre de una sola noche y que encima este sea tu jefe.

 

-Buenos días –Lucia estaba frente al ascensor sonriente –Quería preguntarte algo

 

-Hola –Katherine sonrió y salio del ascensor para dirigirse a su mesa caminando junto a ella –Dime ¿ocurre algo?

 

-No, bueno si –Lucia se sentó en el borde de la mesa –Mañana vamos a salir los de la empresa y pensé que querrías venir.  Será divertido.

 

-¿Salir? –Katherine frunció el ceño

 

-Claro, aquí todos nos llevamos muy bien  Iremos a tomar algo y así conoces al resto del personal –Le guiño un ojo –Vamos anímate

 

-¿Soléis hacerlo? –Aunque lo que realmente quería preguntar era si Daniel tambien iría

 

-Si, una vez cada dos meses.  Es bueno reforzar las relaciones laborales y además los jefes estan de acuerdo –Lucia movía las manos ilusionada –Edward se anima a veces a venir.

 

-¿El señor Jonson tambien? –Los ojos de Katherine se abrieron sorprendidas

 

-¿Señor Jonson? Por favor ¿llamas así a Daniel? ¿Y el aun no te ha pedido que le llames por su nombre? –Lucia fruncía el ceño mirándola fijamente

 

-No –Katherine se encogió de hombros Realmente dudaba que se lo pidiera ¿Daniel quieres un café? ¿Y que tal un polvo después? ¡Por Dios Kath céntrate!

 

-Que extraño, bueno el nunca ha venido, no es de divertirse mucho –Lucia bajo de la mesa -¿Vendrás? Puedes decirle a tu novio que te acompañe.

 

-¿Novio? ¿Qué novio? –Katherine no daba crédito a lo que estaba oyendo

 

-Ese chico tan guapo que vino a recogerte, con tu hija  -Lucia se paro ante la puerta mirándola –O perdón, es tu marido.

 

-¡No! ¡¿Estas loca?! ¡Es mi hermano! –Katherine comenzó a reír –Y Esther es su hija, mi sobrina.

 

-Oh vaya –Lucia se rasco la cabeza nerviosa –No es extraño que meta la pata, siempre lo hago.

 

-¿así que te pareció guapo? –levanto una ceja mirándola divertida –Puedo presentártelo

 

-Esto, yo tengo que irme –Lucia se puso nerviosa mirando a todos lados y Katherine comenzó a reír de nuevo

 

-Buenos días –Daniel entro al despacho observándolas con el ceño fruncido, había oído la risa de su secretaria desde que salio del ascensor.  Y le parecía realmente deliciosa.

 

-Hola Daniel –Lucia recobro la compostura enseguida –Me marcho, tengo trabajo que hacer.

 

-Buenos días señor Jonson –Katherine se tenso inmediatamente al verle frente a el y su mente dejo de estar relajada y comenzó a dar vueltas a las miles de situaciones que había vivido con ese hombre.  Desde aquella noche en la que perdió la razón hasta la ultima palabra que le dirigió en el despacho -¿Puedo ayudarle en algo?

 

-A las doce llegara el señor Trived hágale pasar a mi despacho –Daniel permanecía de pie frente a ella, sin dejar de poder mirarla atentamente.  De nuevo llevaba pantalón y chaqueta, en esta ocasión blancos.  ¿Por qué demonios esa mujer le parecía atractiva llevara lo que llevara? Daría lo que fuera por quitarle la ropa y hacerla suya ahí mismo sin importar nada ni nadie –Llamaran de la compañía Monecter  para concretar una cita, procura que sea por la mañana y antes del viernes que viene.   Y le mandaran los detalles del próximo anuncio de la campaña de Champán.

 

-De acuerdo señor –Katherine asintió y rodeo su mesa para sentarse a trabajar, mientras Daniel se dirigía a su despacho

 

Paso algo mas de dos horas hasta que un hombre alto y delgado de cabello rubio y ojos verdes se paro frente a la mesa de ella.

 

-Buenos días –La miro con una sonrisa torcida en su rostro -¿Eres nueva?

Página Previa of 5Siguiente Página

Comentarios y Reseñas (67)

Entrar or Facebook Sign in with Twitter


library_icon_grey.png Añadir share_icon_grey.png Compartir

Multimedia

Capitulo 4; Buena, muy buena

¿Quién va a leer

Recomendado