Capitulo 27- Ella es esa mancha en tu parabrisas

3.7K 33 2

Capítulo 27:

-Jane, voy camino a Mánchester ¿Qué pasa?- sonaba preocupado, y se escuchaba el sonido del viento de la carretera.

-¡Si! Mánchester, yo estoy en la carretera de Máncheste ¿Por dónde vas?

-Salí hace cuarenta y cinco minutos ¿Vas para Mánchester?

-...Algo así- murmuré- Estoy literalmente enmedio de la carretera, solita, amor, ven a traerme. Estoy a una hora y media de Londres- hice mi mayor voz de víctima posible.

-¿Qué? ¿Qué haces ahí?- escuché un frenazo.

-El maldito de Harry me dejó aquí, por favor apúrate, estoy solita.

-Jane ¡Te puede pasar algo! ¡Que tipo tan irresponsable!

-¡M%$da, que te apures!- colgué.

Liam, Liam, Liam, lo que te espera. Y ni hablar de tí Lí-Sellers. Mi mamá se va a poner muy feliz cuando se dé cuenta de que me olvidaste aquí....Me pregunto si ya te diste cuenta. ¿Qué haremos con Liam hoy? decía mi sicópata interna...Dale una lección a Harry y fájate a Liam. 

¡Maldita sea! Media hora y el idiota de Liam nada que aparece ¿Con que maldita prostituta se quedño fajando en media carretera?....Cuarenta minutos...¿Pero qué c%ño? Un p%to auto a toda velocidad...Es un Ford Fusion 2013 plomo ¡Quitate, tonta que te va a pasar encima! Me aparté inmediatamente y a los segundos aquél auto estaba estacionado frente a mí ¡Liam!

-Sube- dijo sulfurado. No, no, no. Aqui falta más drama. Me fingí desmayada cayendo al suelo. Liam salió inmediatamente- ¡Jane! ¡Jane!- me sostenía en sus brazos agitándome de los hombros.

-¿Mamá, eres tú?- decía con los ojos entreabiertos.

-¡Dios! Te has deshidratado, ven- me tomó en sus brazos y me sentó en el asiento del copiloto- Bebe esto- me puso una botella con agua empinada en mi boca, yo tragué.

-¿Dónde estoy?- dije abriendo los ojos.

-En la carretera ¿Cómo te sientes?- dijo mi bobo preocupado.

-Estoy bien, sólo que tengo mucha hambre- murmuré. Liam me cerró la puerta y entró al asiento del conductor. Abrió el compartimento del copiloto y sacó una bolsa llena de galletas.

-Toma, princesa. Eran para mi abuelita enferma en Mánchester pero no quiero que te pase nada- acarició mi mejilla. ¿Su abuelita enferma? ¿Quién es este? ¿La caperucita roja?

-Gracias- abrí la bolsa de las galletas y me las comencé a comer glotonamente. Con chistas de chocolate, la abuelita Payne no toleraría la glucosa de estas galletas ¡De nada abuelita Payne! El auto arrancó.

-¿Cómo te sientes?- me miró preocupado. Yo asentí- Ahora cuéntame ¿Cómo fue?- dijo airado. ¿Por dónde comienzo, ingenuo Liam? ¿Que historieta de mi archivo de mentiras hermosas te contaré este día? ¡Ah si, la mentira B-564 sección 15 Archivo 3-N! Esa seguro te encantará.

-Bueno...-Aqui viene-...Iba de camino a Mánchester con Danielle, Harry y Edward....pero Harry puso una barrera que dividía el auto y como discutimos me dijo que me bajara...yo pensé que me iba a mandar al asiento trasero pero...- llené que lágrimas mis ojos-...arrancó antes de que pudiera subirme.

-¡Maldita sea! ¿Cómo pudo hacerte eso?- golpeó el volante.

-No sé que le pasa, tiene algun tipo de psicosis conmigo, yo no le he hecho ni p%tas madres- enrrollé el empaque medio vacio de galletas- ¿Tienes más agua?- dije despreocupada. Liam me señaló la parte trasera del auto. Me incliné y la tome, tenía galletas pegadas entre las encías. Abuela Payne, estas galletas son un asco de pegajosas, te salvé de estarte chupando las encías toda la noche.