Página Previa of 3Siguiente Página

ENAMORADOS DE LOS SLYTHERINS (Dramione)

spinner.gif

Capítulo 3: El engaño de Harry

 

Narrador P.V.O

 

Hermione se tapó la cara con la almohada para amortiguar las carcajadas del chico que hacen que se sonroje. Se durmió e intento no recordar los momentos que le desasosegaban de la Batalla Final.

La castaña se despertó y aprovechó para contemplar al rubio mal-teñido a su placer, pensando que él estaba dormido. Hasta que casi se cae de la camilla al ver al chico despierto.

- Aunque tenga los ojos cerrados, no significa que esté dormido, sabelotodo, sé cuando alguien me mira, y tú te has olvidado de respirar.

- No te creas mucho, ¿eh?. No te creas tan especial.- se quejó Hermis.

- No soy especial, sólo soy edición limitada, mis padres rompieron el molde al hacerme.

- ¿Te crees el ombligo del mundo?- preguntó Hermione, que estaba disfrutando igual o más de la discusión intelectual con Malfoy.

- No lo creo, lo soy.

- Presumido.

- Comelibros.

- Arrogante.

- Sabelotodo.

- Infantil.

- Sangresucia.

- Niño de mamá.

- Asquerosa muggle.

- Estúpido mortífago

- Rata de biblioteca.

- Insoportable, clasista, purista de sangre, egocéntrico ...y no sigo porque me llevaría toda una eternidad decirte todos los que pienso. ¿Puedes mandarle un Patronus a Ginny de mi parte para decirle que estoy bien ...?

- Como usted desee, señorita.- le complació el rubio.- ¡Expecto Patronum!

Una serpiente de niebla salió de la varita del hurón albino y el Slytherin le encomendó la misión deseada por la leona.

Lejos de San Mungo, Ginny arreglaba los preparativos de la boda, preocupándose por su amiga, de la que no tenía noticias desde el día anterior. Hasta que llegó el Patronus con el mensaje.

- "Tranquila, Ginny, estoy bien, sólo tengo Viruela de Dragón. Lo malo que me ocurre es que tengo al tonto de Malfoy cuidándome porque sólo él tiene las habilidades de la Legeremancia y Oclumancia."

Harry escuchó el mensaje y tranquilizó a la miniWeasley. La chica le respondió con un suave y dulce beso, que no tardó en convertirse en uno apasionado. Se separaron delicadamente por la falta de aire.

- Ya está, Ginny, ya sé que me quieres pero tampoco hace falta que me dejes sin una gota de oxígeno en el cuerpo.- bromeó Harry.

- Pero mira tú por donde que me seguiste el juego.- la pelirroja y el moreno se empezaron a reír a carcajadas.

- Ginny, cariño tengo que decirte algo ...no te enfades por favor yo no quería que esto ocurriera.

- Harry, me estás asustando, ¿qué pasa?- la miniWeasley estaba nerviosa y muy preocupada.

- Lo siento mucho, cariño, pero ...¿te acuerdas de Pansy Parkinson?

- Claro, cómo olvidar a esa serpiente. Con lo amable y cariñosa que es.- dijo con sarcásmo.

- Pues ...me he estado viendo a escondidas con ella.- confesó el chico.

- Harry, aunque me desconcierta un poco tu comportamiento, no hace falta esconderme eso. Puedo aceptar que sois amigos.

.

- Ya ...el caso es que somos algo más que amigos.- el moreno lo dijo despacio para que la chica lo comprendiera poco a poco.

- ¡¡¿¿QUÉ!!??¡¡¿¿ME HAS ESTADO ENGAÑANDO CON ESA ARPÍA Y ASQUEROSA SERPIENTE??!!¡¡¿¿CÓMO HAS PODIDO HACERME ESTO??!!

- Una cosa llegó a la otra y ...-dijo el chico dándose cuenta del grave error que cometió- Ginny, por favor ...-pero no pudo terminar porque la miniWeasley se alejaba de él corriendo.

- ¡¡DÉJAME EN PAZ!! ¡¡PUEDES IRTE CON LA ...- la chica chilló un insulto que escandalizaría al mismísimo Voldemort de pies a cabeza, si no fuera porque estaba muerto- DE PANSY PARKINSON!! ¡¡NO SE TE OCURRA SEGUIRME PORQUE SOY CAPAZ DE CUALQUIER COSA Y TÚ LO SABES!! ¡¡ASÍ QUE NO ME PROVOQUES!!- y dicho esto, la pelirroja se fue a San Mungo a contarle a Hermione lo que había pasado.

Llegó al hospital temblando, con los ojos rojos y la cara pálida. Fue hasta la habitación donde estaba la leona, pero de camino se encontró a Neville y a Luna entablados en una conversación hasta que repararon en la presencia de la Weasley.

- Hola, Ginny, ¿cómo estás?- dijo Lunática con su habitual voz soñadora.

- Sí, muy bien.- mintió- Lo siento, chicos, tengo que ir a ver a Hermione.

- Ve, no pasa nada.

Ginny entró en la habitación donde su amiga estaba y casi pega un grito al ver la escena ante ella. Hermione estaba a punto de besar a Malfoy y cuando se dieron cuenta de la presencia de la chica, ésta se puso roja al igual que Hermione. La primera porque había interrumpido la escena tan romántica que estaba a punto de suceder, y la segunda porque Ginny la había pillado a punto de besarse con el rubio.

Página Previa of 3Siguiente Página

Comentarios y Reseñas

library_icon_grey.png Añadir share_icon_grey.png Compartir

Reparto

Draco Malfoyas Tom Felton
Hermione Grangeras Emma Watson
Harry Potteras Daniel Radcliffe
Ron Weasleyas Rupert Grint

¿Quién va a leer

Recomendado