Previous Page of 67Next Page

El angel numero 12

spinner.gif

ACERCA DEL AUTOR

Og Mandino es el autor motivac

i

onal y de autoayuda más leído actualmente en el mundo.

Sus quince libros han vendido más de treinta millones de copias en veinte idiomas. Miles de

personas de todas las condiciones han dado crédito abiertamente a Og Mandino por cambiar

sus vidas y por el milagro que han encontrado en sus palabras. Sus libros de sabiduría,

inspiración y amor incluyen The Greatest Salesman in the World (El ve

n

dedor más grande

del mundo); The Greatest Salesman in the World. Part II

:

The End o

f

t

he Story (El vendedor

más grande del mundo, 2da. parte); The Christ Commission (Operación Jesucristo); The

Greates Secret in the World (El secreto más grande del mundo); Og Mandin

o

's University of

Success (La Universidad del éxito de Og Mandino); Mission: ¡Success! (Misión... ¡Éxito!); A

Better Way to Live (Una mejor manera de vivir) y The Return o

f

t

he Ragpicker (El regreso

del trapero).

1

OTROS LIBROS DE O

G

MANDINO

El don de la estrella

El éxito más grande del mundo

Hacia un éxito ilimitado

El memorándum de Dios

El milagro más grande del mundo

Misión... ¡Éxito!

Operación Jesucristo

El regreso del trapero

El secreto más grande del mundo

Una mejor manera de vivir

La universidad del éxito de Og Mandino

El vendedor más grande del mundo

El vendedor más grande del mundo -2da. Parte

2

OG

MANDINO

El

ángel

número

doce

Una

Conmovedora

historia de

fe y valor

3

Un recuerdo amoroso a...

Doug Turno

...el chico más valiente

que he conocido

y

al reverendo Jak Boland

...el hombre más valiente

que he conocido

5

UN MODESTO RECONOCIMIENTO

Este libro nunca habría podido ser escrito sin la ayuda y guía de mi hijo

Matthew. La idea para el relato del El Ángel número doce la proporcionó Matt,

así como la asesoría y el consejo adecuado que yo necesitaba para hacerle

justicia a este cuento tan especial.

Og Mandino

7

La vida de cada persona es un cuento de hadas, escrito por los dedos de Dios.

Hans Christian Andersen

9

I Æ

Reclusión solitaria. Autoimpuesta. Durante muchos días después del funeral hice poco cuando estaba fuera de la cama, excepto desplomarme ante mi escritorio en el estudio durante

horas incontables y pensar en terminar con mi vida. El teléfono estaba descolgado, la máquina del fax desconectada y todas las puertas que conducían hacia el mundo exterior se encontraban cerradas con llave y con el cerrojo puesto. Incluso, lo que había parecido cada día como una corriente continua de tráfico, se convirtió gradualmente en un largo camino circular seguido siempre por un lúgubre sonido del timbre de la entrada hasta que finalmente arranqué los cables: lo último que deseaba era la compasión de mis amigos y vecinos.

Los pasados diecisiete años habían sido muy especiales: llenos de trabajo arduo, recompensas, amor, alegría, éxito, logros, risas e incluso algunas lágrimas. Hubo muchos momentos preciosos, tales como una larga temporada de gloria y experiencias inolvidables, pero ahora, antes de mi cumpleaños número cuarenta, la vida, de pronto, ya no valía la pena vivirla. Ocasionalmente me alejaba del escritorio, me levantaba y movía con lentitud por la habitación y me detenía para observar cada una de las fotografías familiares enmarcadas que colgaban de las paredes. Recuerdos. Los tiempos buenos y las ocasiones especiales representadas en cada fotografía todavía me resultaban tan vividas que casi podía escuchar las voces y risas. ¿Fue Byron quien escribió que podemos ver más lejos a través de las lágrimas que con un telescopio?

Previous Page of 67Next Page

Comments & Reviews (9)

Login or Facebook Sign in with Twitter


library_icon_grey.png Add share_icon_grey.png Share

Who's Reading

Recommended