Puertas Dimensionales

spinner.gif

Esa noche, Kevin y sus compañeros decidieron entrar en aquella vieja y abandonada mansión, esperando ver algún suceso sobrenatural, los pisos de dicho lugar, rechinaba al pasar por ellos, haciéndote creer que alguien estaba contigo en la casa, no contaba con luz eléctrica, como era de esperarse, la mansión era perfecta para uno de sus famosos vídeos, pero al notar que nada ocurría, se verían forzados a recurrir, él y sus amigos a idear algo para espantar a su audiencia, ya que tenían el compromiso de subir un vídeo nuevo cada semana a la famosa página de vídeos que ya todos conocemos.

Al caminar por los grandes pasillos de la abandonada mansión, cuyas paredes estaban forradas con telas rojizas y oscuras, como se acostumbraba en el siglo pasado, con cientos de retratos de personas, algunos vestidos como soldados, otras como damas, con un suelo rechinante y hecho de madera, madera con algunos agujeros distanciados uno de otro; Kevin sostenía firmemente su cámara de vídeo, para grabar todo aquello con lo que se toparan, pero nada ocurría, todo estaba callado, como cementerio, no había movimiento de nada; el tiempo comenzó a correr, y así se hicieron las 11:30 de la noche...las 12:00...las 12:30 y nada; una joven de cabello largo, hasta los hombros, cuyo color era rojo oscuro pero brillante al mismo tiempo, de ojos como miel, tez semi rosada, bastante bonita, bajita y a penas con 3 kilos encima de su peso ideal, con sus rasgos faciales ligeros, su rostro redondo y un gesto de enfado en él, la única mujer del grupo, que caminaba descendiendo las escaleras, cansada de estar sin hacer nada protestó -Kevin, no va a pasar nada, te dije que la casa sólo estaba abandonada, nada más.- Exclamó la novia del joven de cabello rubio y tez clara con ojos color verdes, alto y delgado, con rasgos bien definidos y una expresión de negación en su rostro, el cuál era afilado, quien respondía al nombre de Kevin... -Aquí murió alguien Itzel, yo vi cuando sacaban su cuerpo hace 4 años y medio, su alma debe vagar por estos pasillos viejos y llenos de telarañas...- -No, Kevin, ella murió de forma natural, su alma no vagará por aquí, ella sabía que se iría, esto es una pérdida de tiempo, busquemos otro lugar, o ideemos algo, sólo nos quedan dos días para subir el vídeo a internet.- Fue interrumpido por Samuel, otro joven, el más alto de los presentes, con sus rasgos faciales bruscos, con el cabello negro y sus ojos oscuros, con la tez morena y se notaba en su cuerpo que se ejercitaba. Otro chico, Luis, estaba también presente dentro de aquella mansión, un joven de cabello castaño, rizado y semi largo, tez morena clara pero amarilla, ojos cafés claros, casi podría decirse que eran miel, estaba como 7 kilos sobre su peso ideal -Vayamos a buscar otro lado, Kevin, aún tenemos tiempo de sacar algo real, sabemos que te molesta engañar, así que busquemos otro lado en donde grabar algo verídico.- Concluyó el joven Luis, poniendo su mano sobre el hombro de Kevin,

Sin más remedio, salieron de aquella mansión, decepcionados y todos cabizbajos…-Oigan chicos- Dijo rápidamente Itzel, alzando su mirada, atrayendo la atención de los presentes. –Aquí cerca hay una biblioteca abandonada, tiene muchos años ahí, y se corre el rumor de que ocurren cosas extrañas en su interior, y fue por eso que la cerraron.- Las palabras de la joven, aparentemente, levantó el ánimo de los decaídos chicos –Bueno, son las 12:30pm, ¿Quieren que vayamos ahorita, o nos aventuramos mañana?- Preguntó alegre y entusiastamente Kevin. –Vayamos de una vez, suena interesante- Se animó Luis, a lo que Samuel sólo asintió, con una sonrisa, y así pues, si dirigieron hacia dicho lugar.

Al llegar,  la piel se le erizó de una forma impresionante, percibieron un frío que nunca habían sentido, ya tiempo atrás habían pasado por cosas sobrenaturales, y por eso su fascinación por grabarlas, pero en esa biblioteca algo había ocurrido, algo extraño, algo que les hacía estremecer sin siquiera entrar aún.

Las puertas parecía que se caerían en cualquier momento, las paredes descarapeladas y mohosas daban un semblante de putrefacción, del interior del edifico salía un olor asqueroso, difícil describirlo, como a estiércol, orines y carne pudriéndose, y aun así, la descripción se queda corta; los vidrios estaban rotos, algunos tenían pedazos de tela atorada entre las bisagras de las ventanas. Kevin se apresuró a sacar su cámara de vídeo, y en cuanto se puso a grabar la fachada de la biblioteca, y lo poco que podía apreciarse de su interior por medio de las ventanas, un fuerte viento los azotó, entrando por los vidrios rotos y haciendo mucho ruido dentro del lugar, como si moviera sillas, cadenas y libros – Aquí hay algo- Dijo Samuel con una sonrisa en el rostro, -¡Les dije!- Emitió Itzel con una risita de victoria, -Volvamos mañana, chicos- exclamó Kevin, -Aquí hay algo grande, y con una sola cámara no lograremos atrapar las imágenes como debe ser, mañana vendremos muy bien preparados- Sonreía Kevin al hablar -Este será el mejor vídeo que hayamos hecho.- Concluyó Luis, de tal manera, que decidieron volver cada uno a su hogar, partiendo Luis al norte, Samuel al oeste y Kevin e Itzel, que vivían juntos, al sur.

Comments & Reviews

Login or Facebook Sign in with Twitter
library_icon_grey.png Add share_icon_grey.png Share

Who's Reading

Recommended