Previous Page of 2Next Page

Regálame una noche más.

Dedicated to
Ivan Francisco To...
spinner.gif

Capìtulo 1

Sentada frente al espejo, observando mi rostro, recapacitaba en cómo había  llegado hasta este punto de mi vida: tan triste, vacía; incluso llegué a pensar que estaba pasando por un estado depresivo que comenzaba a ahogarme.

Pero ¡Qué diablos! Jamás en lo más mínimo había sabido lo que era estar deprimida; siempre me consideré una chica  alegre, sonriente.

 ¡No, de ninguna manera! Estaba algo abatida, tal vez decepcionada de la vida. ¿Pero hundida?  ¡Jamás! En eso sonó el móvil-

-¿Sí? ¿Quién es?- Contestaba a la llamada sin mirar quién era.

-Hola Solange, soy Paula.

-¿Qué tal cielo?- Le contesté.

-¿Te decides a venir o no?- Respondió mi amiga, sin más.

-Bueno… estoy en ello. -¿Y si mejor cancelo todo?- Pensé.

-¡¿Cómo que estás en ello?!- Gritó Paula al otro lado del teléfono.  ¿Te vienes o no?- Insistía.

  -Sí, bueno, en realidad no sé....

  -¡No te me vayas a rajar ahora Solange!– Chilló    desesperada. 

Por un instante, se me ocurrió que lo mejor sería no ir, pero tenía tantas ganas de ver a mi mejor amiga… Recordar viejos tiempos, ¡Hablar! Más que nada pues aunque nos comunicábamos casi a diario, no era lo mismo. Necesitaba verla....decirle que la echaba mucho de menos.

-Hola, Solange, ¿Estás ahí? Sol… ¿Me oyes?- Volviendo de mis reflexiones, le contesté apresurada: 

-Sí, sí, Paula, sigo aquí.

-Pues no se diga más, mañana te recogemos. ¿A qué hora llegas?- Me contestó Paula con voz de mando, para continuar diciendo: Besos Sol, cualquier cosa hablamos ¡Pero que no sea para decirme que no vienes!

-¡Oh, no, no, claro que no! Besos Paula, estamos en contacto.

Dos horas habían pasado desde la llamada de mi amiga y aún no era capaz de terminar la maleta. ¡Soy un desastre! –Me  preguntaba el porqué estaba tan nerviosa.

 Es cierto, hacía dos años que no salía de la ciudad en donde vivía, pero antes yo solía viajar mucho- No seas tonta- Pensé. Las cosas están bien, todo estará bien.

  Ya había comentado con mi novio del viaje y él me dijo acerca del tema:  

-Sol, siento mucho no poder acompañarte, pero sabes muy bien que tengo mucho trabajo pendiente; si logro resolver algunas cosas, con tiempo, me  reuniría contigo más adelante. -  Y que  esas vacaciones  las tienía bien merecidas.

 El estado nervioso seguía latente en mí y no entendía aún el por qué de tanta crisis emocional que estaba padeciendo.

En un momento de mi vida había sido una chica muy segura de sí misma; tenía 25 años y vivía con mi novio hacía tres. Su nombre es Iván Torrez, un dentista 15 años mayor que yo. 

De esa etapa me cuestiono qué fue lo que en realidad me enamoró de él: ¿Su caballerosidad? O quizás sea el hecho de que siempre lograba sacarme una sonrisa. 

¡Eso!...Su carismático sentido del humor, a una chica nos encanta que nos hagan reír. 

Lo conocí siendo aún una  joven de apenas 20 años que acababa de salir de una relación muy tormentosa.  Me  dejé llevar por el trato encantador que  había tenido siempre conmigo desde el primer momento que me conoció.

 A sus 35 años era un hombre tremendamente atractivo: alto, moreno, cuerpo atlético, destacando unos cautivantes ojos verdes, que, cada vez que los contemplaba, me perdía en ellos; en su rostro lucía una sonrisa perfecta. 

Cualquier mujer habría caído a sus pies, pero de todas ellas, me eligió a mí…

Por su fama de don Juan, sin duda me costó mucho llegar a confiar en él, pero finalmente no pude resistirme. En cierto sentido, puedo decir que me pilló con la guardia baja, de lo contrario, jamás hubiera aceptado salir con él ¡Y mucho menos vivir juntos! Profesionalmente, trabajaba con él como asistente en su clínica dental.

Pero… ¿En qué estoy pensado? Yo tengo a Iván y él a mí, pese a nuestras discusiones ¡Estamos bien! Nos reímos, le quiero... pero no lo amo. Quizás nunca lo amé.

Eran pasadas las doce de la noche cuando vi la hora…¡Dios mío, que tarde es! En ese momento, me di  cuenta de que Iván aún no había llegado. ¡Qué raro! Pensé. Intenté llamarle, pero fue en vano, tenía el móvil apagado. ¿Estará con sus hijos? Me preguntaba. 

Previous Page of 2Next Page

Comments & Reviews (47)

Login or Facebook Sign in with Twitter


library_icon_grey.png Add share_icon_grey.png Share

Cast

Maite Perronias Solange
Jorge Luis Pilaas Kim Olivetti
Martin Karpamas Ivan Tórrez
Didier Van Der Hoveas Mike Siller
Altair Jarabo as Paula Olivetti

Who's Reading

Recommended