Por:Laira

Después de cinco días de relax en Wolverhampton,volvimos a Londres,después de despedir a Liam y a Danielle en el aeropuerto que se iban de luna de miel al Caribe.

Y aprovechando que ellos estaban fuera,los managers decidieron darles un mes de vacaciones de verano a los chicos,así que podría estar más tiempo con Harry.

-Harry,para,me haces cosquillas-dije riéndome mientras él sólo me hacía cosquillas en la barriga.

Estábamos en el sofá tumbados sin parar de reír.

-¿Qué me darás a cambio para que pare?

-Tú suéltame y ya verás.

Decidió soltarme y salí corriendo hasta la habitación.

-¡Eh! ¡Eso no vale!-gritó mientras me perseguía.

Entré en el armario y me escondí en él.

Me encontró al instante.

-Ejem,ejem,¿y ahora qué voy a hacer contigo?-dijo arqueando una ceja.

-Lo que quieras,pero no me mates.

-¿Lo que quiera?

-Mente sucia-dije riéndome. Le cogí la mano y tiré de él para que se metiera conmigo.

-Aquí se está muy bien-le dije.

-¿En un armario estrecho?-dijo riéndose.

-Se pueden hacer muchas cosas en un armario.

-¿Ah sí? Me gustaría saberlas.

-Pues......puedo hacer esto-le levanté un poco la camiseta y le rozé suvemente la piel de la cintura con las yemas de mis dedos,se estremeció. Luego subí hasta su pecho y seguí con mis movimientos suaves. Después de aquello,le dejé el cuello lleno de marcas de bocados y besos suaves-.Y por último......

No me dejó hacer nada más porque me arrinconó contra la pared y me cogió en brazos para luego besarme. Sonreí y entrelacé mis piernas en su cintura.

Últimamente nos pasaba aquél tipo de cosas,cada dos por tres empezaba el tonteo y luego lo que seguía,también llamado como el aquí te pillo,aquí te mato.

Éramos jóvenes,nuestras hormonas se revolucionaban en cuánto nos tocábamos y era inevitable que no pasara.

Estábamos paseando por las calles de Londres,cuando vimos a una pareja paseando con un niño rubio de unos cuatro o cinco años. Los padres no tendrían más que cinco o seis años que nosotros. Ellos sonreían mientras que su hijo correteaba por la calle. La verdad es que nunca me había planteado tener una futura familia con Harry. Es más ni siquiera lo había pensado. A pesar del tiempo que llevábamos,éramos jóvenes para pensar en aquellas cosas pero hay un momento en la vida en la que tienes que pararte a pensar en lo que vas a hacer el resto de tus días. Pero ahora sí lo imaginaba:Harry y yo en una casa en la playa,con nuestros niños,todos con rizos y con los rasgos de su padre,y quizá con el color de mis ojos. Supongo que era una locura pensar en todo aquello,pero no me importaba.

El pequeño rubio seguía correteando cerca de nosotros hasta que tropezó con una piedra y se cayó. Me alejé de Harry y fui a ayudarle. Lo levanté del suelo y me puse a su altura.